Concepto de estanco

La palabra estanco se derivó del verbo estancar, del latín “extancare” aludiendo a su efecto. Se compone del prefijo “ex” que indica separación” y del verbo “tancare” en el sentido de “cerrar”.

Algo estanco es lo que está cerrado al paso, implica parar o detener el curso de algo. Puede ser que con ello se impida, por ejemplo, el libre flujo de líquido, de ideas o de productos comerciales. A este último respecto se denominaron tradicionalmente estancos a aquellos comercios donde se vendían productos regulados y monopolizados por el Estado, y no de modo libre, como el caso del tabaco o de los sellos postales.

Concepto de estanco

En el sistema colonial español, el estanco se aplicaba con el fin de controlar el precio del tabaco y monopolizarlo. La “insurrección o sublevación de los vegueros” que sucedió en Cuba el 21 de febrero de 1723 fue para manifestarse contra este régimen opresor que había instalado en la Habana “La Factoría del Estanco del Tabaco” donde se fijaba el precio.

Entre los marineros, algo estanco es lo que está libre de mojarse, pues el agua allí no puede entrar.

Se denomina “compartimento estanco” a aquellos lugares delimitados que están aislados completamente del resto, independientes y sin vinculación alguna. Ejemplos: “Esta unidad carcelaria aloja presos peligrosos, por lo cual cada una de las celdas es un compartimento estanco respecto de las otras, para impedir la comunicación libre y el complot entre los reos” o “Las materias del colegio no deben ser vistas como compartimentos estancos ya que todas son parte de una misma realidad y debe tenderse a la interdisciplinariedad”.