Concepto de falta

Falta es un sustantivo que se derivó etimológicamente del latín “fallîta” queriendo significar un defecto, una carencia, una ausencia o una infracción. A su vez “fallîta” proviene del verbo “fallere” en el sentido de equivocarse o dejarse vencer.

En su acepción de ausencia podemos citar como ejemplo: “Las faltas reiteradas del alumno hacen que no logre comprender los temas”. Como carencia: “La falta de insumos hospitalarios hacen que la atención de los pacientes sea deficitaria” o “La falta de agua es un problema que se agudiza en la región cada verano”. Como error: “Tus faltas de ortografía hicieron que tu trabajo de investigación no sobresaliera”.

Concepto de falta

En el ámbito de las obligaciones morales, religiosas o jurídicas, las faltas implican su incumplimiento. Cuando decimos “Debes cumplir lo encomendado, sin falta” es una expresión de deseo, y a la vez un apercibimiento, de que la omisión le traerá alguna consecuencia, por ejemplo: “Te pedí que hicieras la tarea para hoy sin falta, así que como no has cumplido llevarás a tu casa una nota para que tus padres conozcan la situación”. En el deporte es común la aplicación de faltas cuando no se observan los reglamentos respectivos: “El jugador de fútbol cometió una falta al tocar la pelota con la mano”.

Específicamente en el plano del Derecho las faltas son actos antijurídicos de menor gravedad que los delitos, en general legislados a través de leyes y códigos diferenciados y en general, en correspondencia con su menor gravedad, también las sanciones son menores, prevaleciendo los trabajos comunitarios y las multas por sobre la privación de la libertad.