Concepto de flagrante

La palabra flagrante procede etimológicamente del latín “flagrantis”, que a su vez es participio del verbo “flagrare” que se traduce como “arder”.

Flagrante indica por un lado algo que brilla y resplandece por arder al tratarse de fuego, o por dar esa misma sensación visual: “Las llamas flagrantes devoraban la casa tras el terrible accidente que generó el incendio” o “Tu flagrante mirada es capaz de iluminar mis días”.

También designa lo que acontece en el momento actual, o en el tiempo al que se hace referencia. En este sentido es muy usado el término dentro del Derecho Penal para referirse a los delitos que se descubren en el mismo momento en que se están intentando cometer, se están llevando a cabo, o se detiene a sus autores mientras están escapando, inmediatamente después de haber cometido el ilícito.

Ya en el Derecho Romano, el delito de “furtum” que comprendería el delito de hurto actual y algunas acciones adicionales, como usar en forma indebida lo que se tiene en su poder de modo lícito pero es ajeno; y figuras que hoy son independientes, como el encubrimiento, se consideraba al “furtum” flagrante al que llamaba “manifestum” como un agravante, teniendo como condena abonar cuatro veces el valor de aquello de lo que injustamente se hubiera apoderado, mientras que si no era flagrante, la pena se reducía a la mitad.

En la actualidad que el delito sea flagrante sigue teniendo capital importancia en cuanto a la prueba de culpabilidad, y la detención del sujeto puede hacerse de modo inmediato; incluso puede ingresarse en una propiedad privada si se sabe que en ese momento se está intentando consumar un ilícito, sin contar con orden judicial.

En el básquet americano, se sanciona a los jugadores por las faltas flagrantes (intencionales e innecesarias) que cometan, teniendo 1 punto si son del tipo 1, y dos puntos si son del tipo 2 (estas últimas son las que, además de ser antideportivas resultan peligrosas para el jugador que las padeció). En ambos casos, se le otorga dos tiros libros sin rebote, más la posesión para el equipo perjudicado por la falta, y al jugador responsable le cabe una sanción económica, a lo que se suma la expulsión si fue de tipo 2. Si acumula 5 puntos se lo sanciona, además, con suspensión.

Y por último también se califica algo, una cosa, una idea, una actitud o un hecho, como flagrante cuando resulta indiscutible, evidente y cierto, por ejemplo: “En un gesto de flagrante falta de respeto, golpeó a la autoridad policial, que le requería se identifique” o “La prueba que te condena es flagrante, hay testigos presenciales del hecho, y son muchos”.