Concepto de incidencia

La palabra incidencia, proviene en su etimología del vocablo latino “incidencia”, utilizado para hacer referencia a distintas situaciones:

Puede referirse a un hecho que acontece mientras está ocurriendo un negocio u otra situación, relacionada con ello. Por ejemplo, se está celebrando una compra venta de mercaderías y ocurre un asalto, quitándole el dinero a quien debía pagarlas. La incidencia del hurto sobre la operación comercial es tan intensa que puede llegar a malograrla, por la imposibilidad de pago de la víctima.

Otro uso hace referencia a las implicancias numéricas de un hecho: por ejemplo, la incidencia de los casos de gripe fue alta este invierno, se vio afectada el 40 % de la población. En este caso se deben tomar en consideración, la cantidad de nuevos afectados y el período temporal en que desea medirse, para determinar la tasa de incidencia. La prevalencia indica el número total de los afectados, mientras la incidencia los casos nuevos registrados en el período considerado.

Puede también aludir a las consecuencias de determinada situación; por ejemplo la incidencia de la inflación en la economía, o la incidencia de la lluvia en las cosechas, o la incidencia de la educación en el hogar en la formación del carácter de los niños. En el ámbito empresarial, podemos hablar por ejemplo de la incidencia de los gustos de la demanda, en la producción; o de la incidencia de la falta de mercadería o stock en la disminución de la clientela, etcétera.

En geometría, la incidencia es la caída, encuentro o choque de una línea, de un plano o de un rayo luminoso sobre otra línea u otro cuerpo o superficie.