Concepto de mediocre

Algo mediocre es aquello que no alcanza su máxima expresión o perfección, es lo que se encuentra en un estado medio entre lo mínimo y lo máximo. Esto sería algo positivo, pues como decía Aristóteles, lo virtuoso es lo que se encuentra en el justo medio, entre dos vicios, siendo tanto malo lo que es excesivo, como lo que es escaso. Sin embargo, el término vulgarmente alude a algo o alguien de baja calidad o calificación. Así se habla de que las clases de determinado docente son mediocres, o que alguien es un alumno o un trabajador mediocre, aludiendo a que sin ser totalmente malos, no son ni originales, ni creativos, ni interesantes. También se dice que las cosas son mediocres cuando no poseen buena calidad o son escasas, como “esa joya es mediocre” o “la cena fue mediocre”.

En 1913, José Ingenieros, médico y sociólogo argentino, diferenció al hombre mediocre del inferior y del idealista. El inferior es casi un animal humano, a quien le es difícil adaptarse al cuerpo social; el idealista sigue sus convicciones, progresa, cuestiona, y levanta las banderas por las que lucha, en busca de un ideal. El mediocre se encuentra en el medio, es un ser adaptado a la sociedad, a la que no cuestiona, sino que sigue las tradiciones culturales impuestas, sin pensar que existe algo más allá de ellas, o que lo que se le ha inculcado puede tener vicios o defectos; es aquel que no se diferencia de la masa popular, que dócilmente acata lo que políticos, religiosos o cualquier otra autoridad le impone como cierto. Es el sujeto ideal para la dominación, que no transforma el orden social, sino que tiende a su conservación.