Concepto de obvio

Obvio, procede en su etimología del latín “obvius” palabra compuesta, integrada por “ob” en el sentido de “hacia” o “frente a” y por “vía” que refiere a un camino, significando lo que tengo frente a mí, aquello que transita por el camino seguro que tengo adelante. De allí que por extensión, su significado vino a resultar que algo obvio es lo que se muestra evidente, lo que está claro y alejado de toda duda.

Sin embargo muchas cosas o situaciones que tomamos por obvias sólo son el resultado de prejuicios, de dar por certeros ciertos indicios o presunciones, que tal vez luego resulten que no eran tan obvios.

Concepto de obvio

Ejemplos de situaciones realmente obvias, por ser autoevidentes, por ser una norma impuesta o producto de la experimentación científica: “es obvio que todas las personas vamos a morir”, “Es obvio que robar y matar son conductas delictivas” o “Es obvio que el agua hierve a 100 º C”. Lo que es total e incuestionablemente obvio puede darse por sobreentendido, sin necesidad de aclaraciones: “No sé para qué el profesor nos explica cosas tan obvias, sería mejor que la clase nos aportara lo que no sabemos” o “Este libro de misterios es muy obvio, pretende crear suspenso pero todos sabemos desde la primera página quién es el asesino”.

Ejemplos de lo que puede tomarse como obvio sin serlo: “A María le parece obvio que su marido la engaña con otra mujer porque vuelve siempre tarde del trabajo, pero yo le dije que no puede acusarlo sin pruebas, pues puede tener otras razones que lo retrasen” o “Parecía obvio que el alumno no estudiaba cuando siempre rendía mal sus evaluaciones. Sin embargo luego se comprobó que sabía, pero no podía expresarse a causa de los nervios”.