Concepto de recuerdo

La palabra recuerdo en su etimología latina proviene de “re” que significa de nuevo, y de “cordis” que quiere decir en español, corazón; o sea que significa pasar nuevamente por el corazón. Tengamos presente (utilicemos también en este momento la función del recuerdo) que en la antigüedad, la mente se ubicaba en ese órgano, por lo cual puede definirse como volver a actualizar en la mente un hecho pasado.

El recuerdo es una imagen proveniente de un tiempo pasado, que se presenta en la memoria actual, por ejemplo cuando se dice “acabo de recordar nuestro viaje a Europa”. Es una capacidad de la memoria, ya que ésta tiene la aptitud de almacenar las informaciones, retenerlas a corto, mediano o largo plazo y volverlas al presente (evocarlas) a través del recuerdo. Es por ende una función mental que se produce por las conexiones sinápticas neuronales.

Cuando se padece una patología que impide el recuerdo, se dice que el paciente tiene amnesia. Si solo los recuerda parcialmente se dice que posee hipomnesia. Los recuerdos pueden ser falsos, de hechos no sucedidos, u ocurridos de modo diferente.

También se entiende como recuerdo aquellas cosas representativas de un lugar o situación que sirven para evocarlas a posteriori, por ejemplo, “me llevo un perfume como recuerdo de mi estancia en París”. Las fotografías muchas veces sirven para estimular los recuerdos.

Es también un saludo afectuoso que se envía a una persona ausente, por intermedio de alguien o de modo escrito: “mándale recuerdos a José de mi parte” o “te envío éstas líneas como recuerdo”. También puede usarse algún elemento para estimular el recuerdo “colócate el reloj del lado inverso al que habitualmente lo usas, para recuerdo de que tienes que asistir a la reunión”.