Concepto de victoria

En el latín encontramos la palabra que es el origen etimológico del actual concepto de victoria: victoria. Un término con el que viene a expresarse de manera contundente la superioridad que alguien consigue en una pelea, batalla o lid con respecto a su contrario. Así, puede hablarse de la victoria de Napoleón en la Batalla del Puente de Arcole frente a los austríacos o de la victoria de Alejandro Magno sobre Darío III en la batalla de Issos.

Un significado este que hemos dado a conocer que además va muy en relación con una expresión existente y muy utilizada por todos: cantar victoria. Una locución adverbial esta que vendría a definirse como alegrarse o jactarse de un triunfo conseguido.

De la misma forma, también tenemos que subrayar que existe una planta que se da en llamar victoria regia. Esta se identifica porque es una de las llamadas ninfeáceas, posee un tamaño impresionante, cuenta con unas hojas anchas y grandes, y además tiene unas flores blancas con un centro de color rojo.

No obstante, el término que nos ocupa tiene muchas acepciones pues también puede emplearse para definir a un coche de caballos que fue utilizado por primera vez por la reina Victoria de Inglaterra. Un vehículo que se compone de dos asientos, es abierto y tiene capota.

Con la definición del significado anterior también hemos podido comprobar que victoria es un nombre propio que ha sido empleado con determinados accidentes geográficos, ciudades o personas. Así, entre las personalidades más famosas se encuentran Victoria Kent (abogada y política española), la princesa Victoria de Suecia o la nieta de la anteriormente citada monarca inglesa, Victoria Eugenia de Battenberg que llegó a ser reina consorte de España tras casarse con Alfonso XIII.