Concepto de fax

Surgieron a mediados del siglo XIX, y los primeros se llamaron pantelégrafos, pues como aún no había teléfono se usaba el telégrafo como sistema de transmisión. Se hicieron conocidos a partir de 1980. Los primeros fax, denominación surgida por abreviatura de facsímil, con sensores fotoeléctricos, fueron diseñados por Arthur Korn en el año 1906, permitiendo enviar fotofrafías. En 1948 empieza a usarse la línea telefónica en el modelo Desk-Fax, que la empresa WesternUnion vendió a las empresas.

El fax consta de dos aparatos conectados entre sí. Uno es el fax propiamente dicho, que es un sistema que lee, digitaliza e imprime imágenes en papel, y el otro aparato es el teléfono que se usa para enviar las imágenes, marcando el número de destino, seleccionando funciones, y para transmitir mensajes de voz, por ejemplo, explicando al receptor que va a recibir un fax.

Consta de un sensor que divide las líneas de la página en una serie de puntos blancos o negros, eliminando los grises, repitiendo este proceso en cada línea. Cada línea de puntos se transforma en sonidos, diferenciando los sonidos que corresponden a los puntos blancos y a los negros. Luego la serie de tonos es decodificada, y una impresora reconstruye punto por punto, el texto original. Las primeras impresoras fueron térmicas, que necesitaban un papel con tratamiento químico, que tomaba un color negro con el calor. Poseían un cabezal térmico que calentaba cada punto del papel para reconstruir la imagen original. Con la invención de la impresora a chorro de tinta pudo usarse papel común, y el último avance fue la impresora láser, donde se dibuja la página sobre un tambor fotosensible y con carga estática. Los fax modernos periten escanear en color.