Concepto de coherencia

“Cohaerentia” es un vocablo latino, de donde deriva la palabra coherencia. Está integrada por “cum” que significa con, y “haerentis” que hace referencia a algo adherido, por lo cual indica que dos cosas están estrechamente unidas o vinculadas entre sí en forma lógica y/o armónica.

Cuando decimos que algo es coherente aludimos que la relación entre sus partes tiene una conexión interna, que le otorga sentido, orden y relación.

Se utiliza la palabra coherencia en general para referirse a textos literarios o discursos, especialmente a aquellos que tratan de convencer al auditorio, como ocurre por ejemplo con los políticos. Los textos científicos también deben guardar estricta coherencia para vincular los efectos con sus causas. Implica una virtud semántica de la obra.

Un texto coherente se presenta con una unidad de sentido que permite comprenderlos. Existe una idea principal, y en torno a ella giran subordinadamente las ideas secundarias o complementarias, sin mezclarse, ya sea en el todo (coherencia global) o en cada una de sus partes (coherencia localizada), para evitar confusiones. Esto convierte al texto en claro, práctico y preciso. Requiere cohesión, o sea conexión entre las partes para lograr la unidad.

Se dice que una persona actúa de modo coherente cuando sus ideas coinciden con sus acciones. Por ejemplo: “vivió y murió humildemente, en coherencia con su concepción cristiana de la existencia”, “no es coherente haber luchado por los derechos humanos, y hacerse dictador cuando se obtiene el poder”.

Existe coherencia cuántica cuando un estado cuántico conserva su fase en el transcurso de un lapso temporal.