Concepto de sobrio

La palabra sobrio es un adjetivo, que se derivó del latín “sobrius” en el sentido de “moderado” o “controlado” aplicado a cualquier conducta, pero especialmente referido a las bebidas alcohólicas, y también a la manera de expresarse oralmente o por escrito, o al modo de vestirse, o de plasmar su arte.

Se dice que alguien está sobrio cuando no está ebrio o borracho, y por lo tanto se muestra lúcido y coherente. Una persona sobria es consciente de sus acciones, pues su mente no se encuentra obnubilada por el alcohol. Algo similar se aplica a quien está libre de otras sustancias adictivas que afectan el control mental, como el caso de las drogas.
Los artistas suelen afirmar que cuando están sobrios, carecen de inspiración, tal como expresara el polémico director danés, Lars von Trier, que logró vencer sus adicciones a la droga y al alcohol, pero afirma que eso le quitó la posibilidad de tener ideas para argumentos de sus películas. Otro ejemplo es el escritor Truman Capote (1924-1984) autor entre otras obras de la novela “Desayuno en Tiffany´s” de 1958, alcohólico confeso, que falleció por sobredosis.

Otro uso es para referirse al atuendo personal, que se dirá que es sobrio, cuando no tenga adornos llamativos ni colores demasiados fuertes. Quien viste con sobriedad es una persona elegante, que prefiere los colores blanco, negro, gris, azul o los tonos pastel. No usa joyas demasiado llamativas, ni peinados que llamen la atención. Si bien son personas que prefieren pasar desapercibidas, en general, no lo hacen, pues su buen gusto es objeto de admiración.
Las personas con conductas y maneras sobrias, son delicadas, no elevan la voz, actúan con prudencia y controlan sus emociones.

En Literatura, la sobriedad se expresa en escritos donde no se utilizan recursos literarios, sino expresiones claras, elocuentes y gráficas, empleados en general en textos didácticos.

En la decoración del hogar, lo sobrio suele ser refinado, carente de elementos majestuosos o muy decorados.