Concepto de ángulos

La palabra ángulo reconoce su origen etimológico en el vocablo griego “ankulos” cuyo significado es “doblado”. De allí pasó al latín “angulus” que se traduce como esquina.

Si tomamos la clásica definición de Euclides podemos decir que un ángulo es la inclinación recíproca de dos líneas que se hallan una a otra en un plano y no están ubicadas en línea recta.

El ángulo se ubica en el plano comprendido entre dos semirrectas, llamadas lados, con idéntico punto de origen, que se denomina vértice.

Los ángulos se miden en grados, minutos y segundos sexagesimales, en cuyo caso la circunferencia medirá 360º; o centesimales, midiendo en este caso la circunferencia, 400º, dividiéndose en radianes. La medición, se hace con un instrumento (transportador) consistente en un semicírculo graduado que registra el giro efectuado por uno de los lados sobre el otro, centrándose en el vértice

Las semirrectas determinan dos ángulos: uno interno que se llama convexo, y otro externo que es cóncavo.

Para denominar al ángulo se usan tres letras mayúsculas, dos de ellas corresponden a los lados, y la otra al vértice.

Podemos clasificar a los ángulos, en la medición sexagesimal; en agudos, si miden menos de 90º, rectos, si miden 90º, y obtusos, si miden más de 90º. Los ángulos llanos miden 180º.

Si los ángulos poseen solo un lado en común, reciben el nombre de adyacentes; si suman 90 º se llaman complementarios; siendo denominados suplementarios, si suman 180º.

Son ángulos opuestos por el vértice, aquellos donde los lados de un ángulo son la prolongación del otro ángulo.

También se denomina ángulo, al punto de vista o perspectiva desde donde se observa algo, por ejemplo, “mirado desde el ángulo del espectador la obra resultó tediosa”.