Concepto de promedio

En matemática para obtener un promedio debemos contar al menos con dos cantidades, de las que debemos obtener su punto medio. Es siempre un concepto relacional, no se puede promediar una cifra consigo misma. Si son varias las cifras debemos sumarlas todas, y luego dividirlas por las cantidad de números tenidos en cuenta. Por ejemplo, si queremos obtener el promedio de exámenes de un alumno que ha obtenido las siguientes notas: 8 (ocho), 5 (cinco), 3 (Tres) y 7 (siete), primero sumamos todas las cifras, lo que nos da 23 (veintitrés) y luego la dividimos por el número de notas tenidas en cuenta, o sea, 4 (cuatro). Su promedio será entonces 5,75 puntos.

Lo mismo puede hacerse para obtener el promedio de las temperaturas, el promedio de las ganancias o de las pérdidas, de las tasas de inflación, del costo de vida, el promedio de días trabajados o no trabajados, etcétera. Sirve para realizar estadísticas y obrar en consecuencia. Si por ejemplo el promedio de las notas de un curso es alto o bajo, servirá para seguir con las estrategias pedagógicas o cambiarlas, lo mismo podrá decirse de las ganancias o pérdidas de una empresa.

Se habla de ciudadano promedio, al que reúne las características de la media poblacional, o sea el llamado ciudadano común, que no se destaca ni por defecto ni por exceso del resto de la población.

Se habla de promediar el mes, cuando se está en fechas cercanas a la mitad de ese mes a considerar. Cuando se dice estoy promediando la mitad de la vida, es que se ha llegado aproximadamente a los 40 o 45 años.