Concepto de artes marciales

La expresión artes marciales, se compone de la palabra latina “artis” que se refiere a una técnica o habilidad, y del adjetivo, marcial, del latín “martialis” alusivo del dios de la guerra, Marte.

Las artes marciales, son técnicas de combate, milenarias, pero surgidas en su sentido moderno en el siglo XIX, cuando las armas de guerra fueron desplazando a los combates cuerpo a cuerpo en las batallas, y pasaron estas habilidades a ser practicadas como forma de entrenamiento físico y mental, donde prima el respeto por el oponente, regido por un código ético, poniendo en juego, al practicarlas, no solo el cuerpo, sino también el intelecto y la autodisciplina. Son más defensivas que de ataque, sin emplearse armas de fuego, sino solamente los brazos y piernas para dar patadas o goles de mano, hacer estrangulamientos, luxaciones, inmovilizaciones o agarres, aunque las armas blancas, se usan en algunas artes marciales (lanzas, espadas, bastones o arcos).

La cuna de las artes marciales podemos encontrarla en oriente, en las culturas china y japonesa.

En China, el término que engloba sus artes marciales es el kung-fu, que incluye múltiples estilos practicados con armas o sin ellas, con basamento en la filosofía Zen y pueden reconocerse ciertos movimientos, inspirados en sus animales sagrados.

Las principales artes marciales japonesas, son:

El judo, creado en el año 1882 por Jigorō Kanō, basándose en estilos practicados por los samuráis, que consiste en que el oponente termine tirado en el piso, boca arriba. Además de técnica de combate, es un deporte que desarrolla integralmente las habilidades psicomotrices, conjugando la coordinación de movimientos, la ubicación en el espacio y diversas posturas, saltos y caídas.

El sumo, es el deporte nacional japonés, donde se enfrentan los luchadores en un área circular, para practicar lucha libre, eliminándose al competidor que toca el suelo con alguna parte del cuerpo, además de la planta de los pies o que se salga del círculo.

El karate, es otro arte marcial japonés, que se traduce como “mano vacía”, donde se privilegian los golpes potentes, con mano abierta o cerrada, rodillazos, codazos, patadas y giro de cadera, por sobre los golpes rápidos, con el objetivo de derribar al oponente con un golpe.

Como ejemplo de arte marcial coreano, podemos citar al taekwondo que incluye muchas técnicas de patada.

Modernamente, desde el siglo XX, hay muchas artes marciales mixtas (AMM) admitiéndose técnicas de golpe y de sumisión, combinándose las formas de lucha.