Concepto de pinacoteca

La palabra pinacoteca, es un sustantivo colectivo, originado en el vocablo griego πινακοθήκη (léase “pinakotheke”) con lo que se designaba, en la antigüedad griega, a la parte de la Acrópolis de Atenas, ubicada como todas las acrópolis, en un lugar elevado, donde se guardaban tablillas pintadas, que era en el ala norte de sus monumentales puertas, llamadas propileos; extendiéndose luego el uso del vocablo, al lugar ubicado en las entradas de los templos, donde podían apreciarse representaciones de divinidades. El término fue tomado por el latín como “pinacothēca”, pasando a designar una colección de cuadros, expuestos en un museo o galería pictórica, pudiendo incluir, aunque en menor medida, otras expresiones artísticas, como, por ejemplo, esculturas.

Las pinturas son una manifestación cultural, que brinda placer estético, y muestran la creatividad de su autor; pero, también, representan un estilo y una época. Agrupadas en pinacotecas, son un gran atractivo turístico, para las ciudades donde se encuentran.

Una de las pinacotecas más importantes a nivel mundial, la encontramos en el Museo Nacional del Prado, ubicado en la capital de España, Madrid. Cuenta con más de 8.000 pinturas entre sus numerosas obras de arte, que incluyen, además de cuadros, dibujos, artes decorativas, esculturas, estampas, armas, armaduras, etcétera. Entre sus cuadros se destacan los de autores de fama mundial como Goya, Antonio Moro, El Greco, el Bosco y Velázquez, entre otros. Sus primeras obras procedieron de los reyes españoles, que requerían los cuadros por encargo.

En la Ciudad del vaticano, y dentro de sus Museos, con diversos edificios temáticos, existe una galería de pinturas, que es conocida como la Pinacoteca del Vaticano, que se inauguró, dentro del “Jardín Cuadrado”, el 27 de octubre de 1932, conteniendo obras que van desde el siglo XII al siglo XIX, con obras de los “primitivos” italianos del medioevo, Leonardo y Rafael, expuestas en distintas salas.

En lo cotidiano, solemos hablar de pinacotecas para referirnos a cualquier colección de cuadros, aun las que se tienen en un ámbito privado, y sin exposición al público masivo. Por ejemplo: “Mi primo es un coleccionista de cuadros, y su pinacoteca es fascinante” o “Si tuviera dinero compararía cuadros de pintores famosos, y transformaría mi casa en una pinacoteca”.

Con el desarrollo de Internet, pueden apreciarse las más afamadas obras pictóricas, a través de la Web, lo que ha creado el concepto de pinacotecas virtuales, con pinturas digitalizadas, donde la gente puede disfrutar de contemplar este arte, sin moverse de sus casas.