Concepto de Bipartidismo

La palabra bipartidismo está integrada por el prefijo “bi” que alude a que son dos, el verbo “partiri” en el sentido de “dividir” y el sufijo “ismo” que refiere a que se trata de un sistema.

El bipartidismo es un sistema político donde en las elecciones democrática, los electores tienen dos opciones a la hora de determinar cuál es la fuerza política que asumirá el gobierno de su Estado. Hay dos partidos políticos que presentan su ideario, su programa y su plataforma electoral, excluyendo a ideas minoritarias, que podrían estar representadas en partidos pequeños. En algunos países no se excluye la existencia de estos partidos políticos minoritarios, pero no alcanzan ninguna representación en el poder político, ya que según el análisis de Duverger, la gente no vota a partidos políticas pequeños, pues siente que su voto estará desaprovechado.

El partido ganador ejerce el poder Ejecutivo, y el segundo, comparte con el primero, bancas parlamentarias. Si hay una tercera fuerza y llega a tener representatividad parlamentaria lo hace con pocos escaños.

En general estos dos partidos, poseen ideas opuestas, dividiéndose en conservadores, que pretender proteger sus intereses de clase, y en liberales o socialistas, que reclaman derechos más amplios para todos.

Un ejemplo típico de bipartidismo clásico, en un sistema monárquico, es el británico, con un partido conservador, los Tories, y uno liberal, los Whigs, aunque luego se agregaron los laboristas para romper con el bipartidismo. Otro caso es el de Estados Unidos, donde existen el Partido Demócrata, fundado en 1824, liberal, progresista y de centro-izquierda, que se identifican con el color azul; y el partido republicano, fundado en 1854, conservador, laico, y que sustentan el liberalismo en materia económica.

En a Argentina, durante el siglo XX podemos hablar de bipartidismo, dividiéndose entre el Partido Justicialista y la Unión Cívica Radical los votos de los ciudadanos. Sin embargo, luego de la crisis de 2001, y el fracaso del gobierno radical de Fernando de la Rúa, el radicalismo perdió fuerza, y surgieron varios partidos políticos y alianzas partidarias, que configuran en la actualidad, un real multipartidismo.