Concepto de prisión

La prisión es una pena establecida en el Código Penal, antes considerada en Argentina, algo más atenuada que la de reclusión, como sucedía en el cómputo del dos por uno en el caso de prisión preventiva, que rigió hasta mayo de 2001. La prisión preventiva, es la que cumplen los procesados, no condenados, en delitos no excarcelables. A partir del 2005 la Corte Suprema extendió los mismos beneficios a la reclusión, borrando en la práctica esta diferencias. La pena de prisión al igual que la de reclusión, es privativa de la libertad. implicando la pérdida temporal o para siempre de un derecho humano fundamental que es la libertad. Ambas, la reclusión y la prisión contemplan la ejecución de trabajos obligatorios, por parte de los presos o recluidos, pero en establecimientos diferentes, estando prohibidos los trabajos forzados y pudiendo capacitarse y estudiar durante el período que dure la privación de su libertad.

También se llama prisión al establecimiento carcelario donde el reo o preso se halla detenido en cumplimiento de su condena, para su seguridad y no como castigo, debiendo ser sanas y limpias, lo que muy pocas veces se cumple en la práctica.

La prisión puede ser temporaria o perpetua, en cuyo caso, al poder solicitarse la libertad condicional, nunca se extiende más allá de los 35 años en Argentina, aunque en caso de ser reincidente o el informe pericial indique su peligrosidad, continuará en prisión. Esto varía de acuerdo a los regímenes legales de cada pais. Por ejemplo en Colombia y Venezuela el máximo es de 30 años. En Uruguay también, pero se le pueden adicionar otros 15 por razones de seguridad. Hay ciertos casos en que se admite, por ejemplo por edad avanzada cumplir la prisión en el propio domicilio del reo (prisión domiciliaria).

Prisión en suspenso o condena condicional es aquella que le permite al Juez, cuando se trate de una primera condena por un plazo no mayor a tres años, no efectivizar la detención del condenado.

Prisión se llama también a cualquier privación o restricción de la libertad psíquica o física. Así por ejemplo se habla de prisioneros de guerra, de prisioneros del amor, o de la prisión que establecen las pasiones.

Platón hablaba del alma de carácter inmortal aprisionada en un cuerpo mortal o perecedero.

Los animales también sufren la prisión, cuando son enjaulados o encerrados en lugares alejados de su hábitat, por ejemplo: "El pajarillo canta desde su prisión ansiando la libertad, que los barrotes de la jaula le impiden".