Concepto de tentativa

La tentativa en general, es iniciar una acción sin llegar a consumarla o concretarla.

El acto que no llega a consumarse, quedando como tentativa o intento frustrado, habiendo tenido un principio de ejecución, puede deberse a múltiples causas: factores personales (enfermedad, arrepentimiento, apatía, falta de resistencia, etcétera) o por factores externos (si alguien, por ejemplo intenta viajar en avión pero le suspenden el vuelo).

Ejemplos: "Mi tentativa de estudiar en la universidad, fracasó muy pronto, cuando me frustré al ver la cantidad de material de estudio que debía leer y el tiempo que me demandaría", "Juan inició los trámites jubilatorios, pero enseguida se arrepintió pues sintió que extrañaría mucho su trabajo, y todo quedó en una simple tentativa", "Pensaba tomar sol este domingo, pero cuando llegué a la playa se nubló y me tuve que volver a mi casa".

En el Derecho Penal, la tentativa consiste en comenzar a ejecutar un hecho (si aún no lo está ejecutando serían actos preparatorios no punibles) calificado como delito por las leyes penales sin llegar a consumarlo, por hechos ajenos a su propia voluntad. Por ejemplo, quien intenta un asalto, habiendo ya ideado el plan y llegado al lugar del atraco, preparado para cometerlo, pero es detenido por la policía o por los propios damnificados o por terceros, antes de llevarse los objetos. Si el desistimiento es voluntario, por ejemplo, llega al lugar del hecho, pero se arrepiente, no se configura ningún delito. Se requiere el dolo o intención de llevar a cabo el ilícito; los delitos culposos no admiten tentativa. es, en definitiva, un delito que quedó inconcluso.

El Código Penal español reduce en uno o dos grados la pena que corresponde al delito consumado, teniéndose en cuenta el nivel de ejecución que hubiere alcanzado y la peligrosidad demostrada.

El Código Penal argentino aplica en la tentativa penas reducidas de un tercio a la mitad, de las que pudieran corresponderle al delito consumado. La pena de reclusión perpetua que le correspondería al delito consumado, se reduce entre 15 y 20 años en caso de tentativa, y la de prisión perpetua a entre 10 y 15 años.

El Código Penal de México adopta solución similar, graduando la pena de acuerdo al grado de aproximación que haya tenido al acaecimiento efectivo del delito.