Concepto de soborno

Soborno es la acción y también el efecto del verbo “sobornar”, que procede en su etimología del latín “subornare”, vocablo integrado por el prefijo “sub” que indica una posición inferior, y por “ornare” en el sentido de “adornar”. El “adorno” de que aquí se trata, es un favor económico o de otro tipo, que alguien entrega a otro, de modo privado y oculto, ya que es, para conseguir determinado fin, no permitido legalmente. Se trata de dar algo, con el propósito de obtener un beneficio que de otro modo no se tendría, ya sea, por lograr un lugar preferente sin ningún mérito personal; un acceso rápido a un lugar o en la movilización de un trámite; exceptuarse de cumplir una obligación, etcétera.

Pueden ser inocentes y hasta graciosos, por ejemplo: “Voy a sobornar a mi primo con unos dulces para que me permita tener un lugar preferente en su fiesta” o ser un verdadero hecho inmoral y antijurídico: “El inspector de tránsito recibió un soborno del automovilista para evitar pagar la multa por pasar una luz roja”.
En el antiguo Derecho Romano había un cuasidelito, el del “Juez que hacía suya la causa” que castigaba al Juez que decidía una cuestión de modo arbitrario, sin atenerse a la ley, seguramente mediando un soborno. También se dictaron varias leyes que castigaban el soborno.

A veces no queremos esperar el tiempo que demandan trámites engorrosos, o deseamos no pagar una multa por alguna infracción que cometimos; o no queremos hacernos cargo de hechos ilícitos de los que fuimos autores; o queremos fervientemente ocupar un puesto de trabajo; y entonces, recurrimos al soborno, como medio ilegal de conseguir nuestro propósito, lo que supuestamente nos allana el difícil camino que sería conducirnos por la vía legal.

En el soborno hay dos partes que son igualmente responsables: el que lo entrega para obtener el fin, y el que lo recibe, y sucumbe a la tentación de ganar dinero fácil, a cambio de un “favor” que él puede de hecho otorgar, por su condición o función, pero que el Derecho reprueba. Si el que recibe el soborno, o vulgarmente llamado “coima” es un funcionario estatal, se configura el delito de cohecho. En España también es cohecho si lo recibe un particular.

Los casos de sobornos son muy frecuentes en el ámbito privado, y también en el público, lo que hace que los gobiernos sean calificados como corruptos. Como ejemplos podemos citar “loas coimas en el Senado” hecho que ocurrió en la Argentina, en el mes de abril del año 2000, donde se denunció que los senadores habían recibido sobornos para votar a favor de una reforma laboral; lo que la justicia no pudo comprobar; y el caso de “los cuadernos de las coimas” que en 2018 reveló un oscuro entramado de dádivas durante el gobierno kirchnerista. En Brasil, el “caso Petrobrás”, es un ejemplo de soborno, donde para aprobar licitaciones de esta empresa, se pagaban abultadas sumas de dinero a particulares y funcionarios.