Concepto de escándalo

La palabra escándalo procede etimológicamente del griego σκάνδαλον (léase “skándalon”) aludiendo a un obstáculo en el sendero, de donde pasó al latín como “scandalum”, primero en el mismo sentido que en Grecia, y luego pasó a designar, alborotos perjudiciales, de connotaciones inmorales o antisociales, que es como lo ha incorporado al vocablo el idioma español. Las consecuencias del escándalo es que causan conmoción, asombro y repudio en la opinión pública.

Ejemplos: “Fue un escándalo la reacción del jugador que insultó a sus adversarios por haber perdido el partido”, “Se difundió un video de la famosa actriz en situaciones íntimas, y se desató un escándalo mediático”, o “El escándalo se generó por los rumores de supuestas coimas en el Senado de la nación”.
Un escándalo trascendente a nivel mundial, fue, por ejemplo, el caso Watergate, donde se descubrió una conspiración en Estados Unidos, durante la presidencia de Richard Nixon, que gobernó entre los años 1969 y 1974, donde se encubrió el robo de documentación del Partido Demócrata.

Otra acepción de la palabra escándalo es para designar un gran lío o alboroto, que incluye gritos y otro tipo de ruidos: “Los niños hicieron tanto escándalo durante la fiesta de cumpleaños, que los vecinos vinieron a quejarse” o “No hagas tanto escándalo por una discusión sin importancia, que puede resolverse dialogando tranquilamente”.
En el Cine, hay varias películas cuyo título es “Escándalo”. Una de ellas es del año 1950 y de producción japonesa. Se trata de una comedia dramática que dirigió Akira Kurosawa. El escándalo se generó por la divulgación de una foto, tomada sin permiso, acompañada de la noticia del romance de una cantante de música clásica con un artista plástico, lo que era una mentira ya que se trató de un encuentro ocasional, donde él le ofreció llevarla en su motocicleta ya que los dos recorrían la misma ruta. Se entrelazan en el argumento, el circo mediático, un abogado que acepta un soborno por la necesidad d salvar la vida de su hija, y finalmente, el remordimiento, que da paso a la consecución de la justicia.

En el terreno musical, el cantante español Raphael, popularizó en 1991, el tema “Escándalo” donde le canta a un amor prohibido y censurado, pero que no puede dejar de sentir, y que no está dispuesto a renunciar.