Concepto de colesterol

El colesterol, un lípido o molécula grasa, imprescindible para la membrana plasmática, y para la vida, fue identificado inicialmente en cálculos vesiculares biliares, en forma sólida, por el químico francés, François Poulletier de la Salle, en el año 1769. Fue denominado colestrina por su colega Michel Eugène Chevreul, en 1815, formando el término con los siguientes vocablos griegos: “kolé” que significa “bilis” y “stereos” = “sólido”.

Como dijimos, el colesterol que se encuentra en todas las membranas celulares, se produce fundamentalmente en el hígado, y se precisa en la elaboración, por ejemplo, de hormonas sexuales y tiroideas; vitamina D, pues los rayos solares producen esa modificación; y ácidos biliares.

Si bien el organismo produce el colesterol de modo natural, también los alimentos lo aportan. Se transporta en la sangre, por lipoproteínas (combinación de lípidos o grasas con proteínas) ya que el colesterol es insoluble en medios acuosos.

Lo que llamamos “colesterol malo” o LDL, son las lipoproteínas de baja densidad, y resultan las encargadas de que los tejidos reciban el colesterol; que si es mucho, se acumula en las arterias produciendo arterioesclerosis, formando con el tiempo pacas de ateroma, con gran afectación al sistema cardiovascular, pudiendo producir infarto de miocardio. Si se acumulan en el cerebro pueden desencadenar un accidente cerebro-vascular (ACV). En las extremidades, provocan la enfermedad arterial periférica.

El LDL transporta especialmente colesterol, presente por ejemplo, en carnes, lácteos o frituras; pero también está el VLDL o lipoproteína de muy baja densidad, que transporta triglicéridos, que es la grasa que absorbe el intestino y pasa a la sangre, para servir de reservorio de energía; pero una parte se convierte en colesterol, presente, por ejemplo en las carnes rojas, embutidos, los quesos, la miel, el azúcar, entre otros.

La abundancia de colesterol malo, puede deberse a factores hereditarios; a la edad, elevándose paulatinamente desde la madurez hasta los 65 años, siendo la menopausia, un factor importante en la mujer. Un factor que puede controlarse con mayor facilidad, es la dieta, reduciendo la ingesta de grasas saturadas, ácidos grasos “trans” y colesterol.
El colesterol bueno es el que tiene la misión de recolectar el colesterol de los tejidos y llevarlo hasta el hígado para que se elimine por la bilis o se lo almacene. Son las lipoproteínas de alta densidad o HDL.

Cuidar el peso corporal también es importante, ya que el sobrepeso aumenta el LDL y baja el HDL. Otros factores de riesgo son: fumar, beber alcohol y el sedentarismo.

Los niveles de colesterol son medidos por análisis de sangre Un nivel por encima de 200 mg/dl indica que debe consultarse al médico para abordar el problema con dieta, ejercicios, y, en su caso, medicación. Un nivel óptimo de LDL es el comprendido entre 100 y 129 mg/dl.

Buscar otro concepto