Concepto de carnívoro

La palabra carnívoro, es un adjetivo que se originó en el término latino, “carnivorus”, que se traduce como “devorador de carne”. Los seres vivos, especialmente animales, que comen exclusivamente carne, reciben esta calificación que es opuesta a la de los herbívoros, que son el primer eslabón de la cadena alimentaria y se alimentan de plantas, siendo los que sirven de alimento a los carnívoros. Si bien los omnívoros comen carne, no es el único alimento de su dieta, ya que también consumen productos de origen vegetal, como el caso de los seres humanos.

Los animales carnívoros cuentan con órganos específicos que les permiten cazar a sus presas, como garras y dientes afilados, con caninos cortos y puntiagudos, e incisivos largos y curvos, para desgarrar la carne y masticarla; aunque no todos cazan a sus presas, algunos de ellos, se alimentan de carroña (animales muertos) como el caso de los cuervos.

Como los carnívoros no necesitan romper la celulosa que contienen las plantas, su sistema digestivo es más corto que el de los herbívoros, y sus ácidos gástricos son más potentes. No sudan, pues carecen de poros en la piel, y por eso, babean. Los ojos están en el frente de su cabeza, mientras los herbívoros los tienen a los lados.

Entre los animales carnívoros podemos citar, a los felinos, como el tigre, el león, el gato o el leopardo; a algunos cánidos como el lobo gris, y también los hurones, los osos polares, los tiburones, las serpientes, las aves de presa, los cocodrilos y caimanes, etcétera. Entre los insectos, podemos nombrar como carnívoros, a las avispas, que se alimentan de otros insectos y de parásitos. La mayoría de las arañas son carnívoras estrictas, aunque algunas pueden consumir semillas, polen, néctar y los tejidos de las hojas de las plantas. También son carnívoros no estrictos, que significa que su dieta es fundamentalmente carnívora pero ocasionalmente pueden consumir vegetales, por ejemplo, el perro y la hiena.

Las plantas también pueden ser carnívoras, que son aquellas que obtienen sus nutrientes, especialmente del consumo de insectos y otros animales pequeños, y son propias de los suelos con carencia de nitrógeno. Algunas los capturan con sus hojas que se cierran sobre ellos a modo de pinza, cuando se posan allí, al ser atraídos por un néctar dulce. Esto es lo que sucede en el caso de la Dionaea muscipula y de la Aldrovanda vesiculosa.
Otras plantas carnívoras, como la Drosera, tienen hojas pegajosas, donde quedan atrapados los insectos, y luego las hojas se cierran sobre ellos.

Buscar otro concepto