Concepto de caverna

El sustantivo caverna se originó en idéntico vocablo latino, a su vez derivado de “cavus” que puede traducirse como “cavidad” o “hueco”.

Una caverna es un hoyo subterráneo profundo, o una cavidad que queda entre rocas, la que puede ser formada al mismo tiempo que ellas, y por eso se llaman cavernas primarias y son generalmente de origen volcánico, como la caverna de Kasumura, en Estados Unidos, la más larga a nivel mundial, con 60 kilómetros de largo. Las que se forman luego, se llaman secundarias o epigenéticas, cuando la roca pierde parte de su material, por erosión o por fenómenos químicos; o también por fracturas de las rocas, ocasionadas por procesos tectónicos. Las cuevas de hielo son las que se forman debajo de los glaciares, cuando se derriten.

Las cuevas son los lugares que sirven de albergue a los animales y fueron posiblemente las más primitivas viviendas humanas, o por lo menos, lugares de refugio temporal, aunque son oscuras y muy húmedas.

El estudio de las cavernas, sobre su origen, tipos y formas de vida que contienen, recibe el nombre de espeleología.
Los hombres de las cavernas, también conocidos como cavernícolas, son los humanos prehistóricos, que se suponía habitaban en cavernas, pues en ellas se encontraron sus manifestaciones artísticas, que son las llamadas “pinturas rupestres”. Es probable que no hayan vivido en realidad de modo estable en cavernas, ya que eran nómades y no se radicaban en ningún lugar fijo; y tampoco se sabe con certeza si eran tan crueles ni tan poco inteligentes, como se los presentó a lo largo de la historia.

El filósofo Platón presentó la “Alegoría de la Caverna” para demostrar que los sentidos pueden movernos a engaño, y que lo que nos parece evidente puede no serlo. Tan solo la razón, para este filósofo, puede mostrarnos la verdad, que está en otro mundo, que es perfecto, y es el de las ideas. En esta alegoría, Platón relata la existencia de un grupo de hombres que jamás vieron el mundo exterior, pues siempre estuvieron encadenados y viendo solo la pared de una cueva donde estaban prisioneros. En esa pared se reflejaban sombras, producidas por sujetos, y objetos que estos hombres transportan, iluminados por la luz de una fogata. Las figuras que ellos veían en la pared de la caverna eran sombras distorsionadas de las imágenes reales, tal como él aseguró que los mortales vemos la realidad que nos rodea, que es una copia imperfecta de las ideas que representan.

Puede ser usado el término en Medicina para nombrar una cavidad orgánica que se genera al no contar con materia en esa zona. La tuberculosis provoca una zona cavernosa que se forma por áreas de caseificación que, al crecer, producen la erosión de la pared bronquial, ocasionando la ventilación directa de la parte lesionada, posibilitando la diseminación del bacilo.