Concepto de cohibir

Cohibir es un verbo irregular y pronominal de tercera conjugación, que etimológicamente nos remite al latín “cohibere”, vocablo integrado por el prefijo globalizador, “con” y por el verbo “habere” que se traduce como “haber” o “tener”. por lo tanto, literalmente significa contener, o sea, no dejar que algo exceda sus límites, reprimiéndolo, moderándolo o refrenándolo en el despliegue de su libre accionar.

Quien cohíbe busca que una acción se detenga, que su exteriorización sea mínima o nula, para lo cual, puede usar diversas estrategias, como gritos, golpes, amenazas, miedo, culpa, lástima, normas que imponen sanciones, etcétera. Quien es el receptor del acto, se cohíbe, se aquieta, y su acción se convierte en pasividad. Los motivos que puede tener el agente que cohíbe pueden ser variados, algunos legítimos y otros no. Ejemplos: “La madre le gritó al niño para cohibirlo, y que deje de decir palabras groseras”, “Me gustaría manejar a mayor velocidad, pero las normas de tránsito me cohíben de hacerlo, pues puedo ser multado”, “La maestra es tan exigente y autoritaria que los alumnos permanecen en el aula cohibidos y silenciosos”, “Mi hermano me hizo sentir tan culpable por la muerte de mi perro que por días permanecí en mi habitación, cohibido y llorando”, “Si eres tan duro con tu hijo, se volverá miedoso y cohibido” o “Durante las dictaduras militares la gente, aterrorizada, se muestra cohibida y obediente”.

Muchas veces nos cohibimos nosotros mismos, pues nuestra propia conciencia nos indica que hacer ciertas cosas están mal o nos traerán consecuencias indeseables: “Iba a mentirle a mi madre para intentar evitar un reto, pero recordé que ya otras veces lo hice y empeoré las cosas, así que decidí asumir mi responsabilidad”. En ocasiones la sola presencia de algo o de alguien basta para cohibirnos, pues nos genera respeto o temor: “Quedé tan impresionado ante el esplendor de la mansión, que me cohibí y caminé muy lento y callado” o “Me llevaron ante la presencia del director de la escuela, y de solo saber que él estaba delante de mí, me sentí cohibido y no podía levantar hacia él la mirada”.

Cohibir o inhibir

Son términos de uso similar, aunque se inhiben funciones, cargos o potestades, mientras que se cohíben conductas o emociones.

Cohibir el flujo de sangre

Cuando alguien sufre una herida sangrante, y la sangre fluye hacia el exterior de modo profuso, debe frenarse o cohibirse el sangrado, pues puede tener consecuencias graves. Comprimir el lugar del sangrado, y vendarlo fuertemente, para facilitar la formación de coágulo, es una medida de emergencia hasta que se llega al centro asistencial. En casos de heridas cuya hemorragia no pueda detenerse, se puede usar un torniquete.