Concepto de córnea

La palabra cornea, se originó en el latín “cornu”, en el sentido de cuerno, aplicándose ese término a la capa externa del ojo, similar a un cuerno, por su dureza.

El globo ocular, con formato de esfera irregular, está integrado por tres túnicas dispuestas concéntricamente, que son la túnica externa, la media y la interna. La túnica externa, tiene a la esclerótica en su parte posterior, y a la córnea, que es la parte externa del ojo, en la anterior. Cuando la luz ingresa al globo ocular, la primera lente con la que se encuentra, es la córnea, lente cóncava en su cara posterior y convexa en la anterior, sin vascularización, cuya misión es proteger al ojo de infecciones y golpes y de enfocar correctamente las imágenes.

La córnea, recubre el iris (la parte redonda y coloreada) la pupila (orificio pequeño, negro ubicado en el centro del iris) y la cámara anterior (espacio entre la córnea y el iris, que contiene un líquido denominado humor acuoso).

La córnea es transparente, y de esa característica depende la capacidad visual, ya que si la transparencia es débil se formará en la retina una imagen deficiente; y tiene forma curva, lo que le faculta la refracción, función que cumple junto al cristalino y la cámara anterior.

La córnea humana posee las siguientes capas: 1. El epitelio corneal, la parte más externa, escamosa y estratificada, formada por varias capas de células unidas entre sí, que protege al ojo frente a agresiones externas, absorbiendo el oxígeno y los nutrientes procedentes de las lágrimas. La poca secreción lagrimal puede lesionar la córnea 2. La membrana de Browman, muy resistente e integrada por colágeno, que protege al estroma 3. El estroma, que es una capa gruesa y elástica, compuesta de colágeno, proteínas y agua, este último elemento representa el 80 % 4. La membrana de Descemet, integrada por fibras de colágeno y 5. El endotelio, que mantiene la transparencia de la córnea, al deshidratarla.

Entre las enfermedades de la córnea, podemos mencionar la queratitis, que en general es producida por bacterias o virus, aunque también pueden provocarla el uso de lentes de contacto o la presencia de un cuerpo extraño. La queratitis provoca inflamación, acompañada de dolor, enrojecimiento, visión borrosa, lagrimeo y fotofobia. Otro problema es el síndrome del ojo seco, producido por lágrimas insuficientes, que hacen ver la córnea enrojecida y puede dificultar la visión. Las distrofias corneales, son enfermedades hereditarias de la córnea, por la cual se acumulan materiales que son ajenos a ella, que en algunos casos, pueden conducir a la pérdida de la visión.

Buscar otro concepto