Concepto de cromo

La palabra cromo procede del griego “chróma” y se traduce como “color”. El cromo es un elemento químico, un metal abundante en la corteza de nuestro planeta, contenido en la cromita (mineral del grupo de las espinelas) y en la crocoíta (mineral de cromato de cromo que en general se presenta en forma de cristales).

En la cromita, que se encuentra en capas conformadas por cristalización selectiva, en rocas ofiolíticas ultrabásicas y en cuerpo voluminosos en formato de vaina, el cromo aparece de modo abundante.

El cromo es duro pero frágil, de uso especialmente en metalurgia, por ser maleable e inoxidable, que fue descubierto por Luis Nicolas Vauquelin, científico francés que vivió entre los años 1763 y 1829. Los compuestos que produce son de diferentes colores, y de ahí su nombre. Su abreviatura es Cr, su número atómico 24, su peso atómico es 52,01, y está en el grupo 6 de la tabla periódica. Sus estados de oxidación son +2, +3 y +6.

El cromo resiste a la corrosión y su color es gris claro brillante. Se obtiene por electrólisis de sales o ácidos de cromo o por reducción del trióxido de aluminio. Junto al hierro forma el acero inoxidable.

En Odontología se usa para hacer prótesis removibles no completas de cromo cobalto, y aunque en la actualidad se prefiere la técnica de implantes, en muchos casos donde no es aconsejable, por ejemplo, por problemas óseos, continúan siendo una buena opción.

En la Mitología griega, Cromos, fundador de la ciudad que llevó su nombre, era uno de los muchos hijos malvados de Licaón, rey de Arcadia, muy religioso que no dudó en hacer sacrificios humanos para gozar de los favores de las divinidades. Esto provocó el enojo de Zeus que disfrazado de mendigo se dirigió al palacio, donde los hijos de Licaón, mataron a uno de sus hermanos y se lo sirvieron de cena para comprobar si era un Dios. Zeus los convirtió en lobos.