Concepto de disecado

Disecado es la acción y el efecto del verbo disecar, del cual es su participio. Disecar, del latín “dissecare”, está compuesto por el prefijo de separación “dis” y el verbo “siccare” que se traduce como “secar”, que implica quitar a un cuerpo su humedad; pero también, puede referirse al latín “secare”, en el sentido de cortar, que es lo que hacen los médicos durante las cirugías para quitar tejidos enfermos. También se hace para comprobar las causas de la muerte, cuando se procede a la autopsia. En este caso es sinónimo de disección.

También es la acción que se hace muchas veces, para que un organismo animal, conserve el aspecto que tenía en vida, luego de su muerte, y así proceder a su exposición y estudio. Esto se denomina taxidermia y es muy frecuente su práctica para los museos o coleccionistas privados.

Disecado como quite de humedad

Esto se hace, por ejemplo, en el caso de hojas y flores, que se desean guardar de recuerdo o usar con fines decorativos. Esto puede hacerse usando el prensado, colocando las hojas y flores, que no deben ser muy carnosas, envueltas en papel de diario, y dentro de algún libro de tapas duras, o ejerciendo presión sobre lo que deseamos disecar. El proceso tarda unas dos semanas y como resultado las hojas y flores quedarán aplastadas. Si no queremos que pierdan el volumen se deben colocar las flores, con sus tallos atados, en ramo, en un sitio ventilado, caluroso y oscuro. Esto tardará un mes y luego podemos ponerles laca.

Taxidermia

Pueden disecarse toda clase de animales, práctica que probablemente se inició con fines religiosos, en el Antiguo Egipto: mamíferos, aves, peces, insectos, etcétera, para evitar la descomposición del cadáver y que tengan un aspecto similar al de cuando vivían. Es un procedimiento complejo, que se inicia en los mamíferos, retirando huesos, vísceras y músculos; luego de quitar la piel, que se limpia y se seca con sal, empleándose también, formol, soda cáustica, alcohol y vinagre; se la remoja, se la trata con ácidos y sales, se la curte y se la engrasa. Se la coloca sobre un esqueleto confeccionado generalmente de poliuretano, para lo que se requiere tener un gran conocimiento anatómico, a fin de que la figura resulte idéntica al animal que se trata de recrear, rellenándose con diferentes materiales. Se lo cose y se colocan la boca y los ojos (de vidrio o acrílico) y una vez seco, se le da el color y barniz apropiados. En el caso de las personas, no se practica el disecado ni la taxidermia, sino el embalsamamiento.