Concepto de doméstico

La palabra doméstico es aquello relacionado con el “domus” palabra latina que es equivalente a “casa” en español.

Doméstico se usa para calificar muchas cosas referidas al ámbito familiar u hogareño. Entre otras, las siguientes:

La vida doméstica, que engloba todas las relaciones interpersonales que se desarrollan dentro de la vivienda familiar, que tienen lugar dentro de lo privado, e incluye afectos, reparto de roles y tareas, economía, etcétera. En el hogar hay que realizar muchas tareas (limpieza, lavado, planchado, cuidado de los niños y ancianos, cocina, etcétera) de lo que pueden ocuparse uno o más integrantes del grupo familiar o una persona extraña al mismo que se contrata para realizar esas tareas domésticas en relación de dependencia a cambio de una remuneración. Esto último se conoce como servicio doméstico y la empleada o empleado debe legalmente ser contratado de modo formal y se encuentra protegido/a por las leyes laborales.

Sin embargo, no todos los vínculos que se generan en el ámbito doméstico son sanos, ya que también la violencia doméstica es un tema grave, pues es frecuente que en algunas familias se desarrollen lazos nocivos donde los más fuertes del grupo traten de imponerse sobre los más débiles por la fuerza física o ejerciendo maltrato psicológico (padres sobre los hijos, marido sobre la mujer, etcétera).

Un animal doméstico es aquel que por naturaleza se adapta fácilmente a la compañía de las personas a través de un sencillo proceso de domesticación. Se diferencian de los animales salvajes, que viven en libertad, y no están de forma innata preparados para ser domesticados, como ocurre, por ejemplo, con un león, un oso o un tigre, que se domestican o doman, pero es totalmente contrario a su naturaleza, como ocurre, por ejemplo, con el león de un circo.
Por el contrario, los animales pequeños como un perro o un gato tienden a necesitar la compañía humana, y muchos los tienen como compañía. Otros animales son usados para obtener beneficios económicos y son los animales de granja, que son aprovechados para alimentación (gallina, oveja, cerdo) o para el trabajo (caballo, asno).

El ratón doméstico, se llama así, no porque sea grato o provechoso para el hombre convivir con él, sino porque este astuto animalito, eligen vivir en lugares próximos o dentro mismo de las viviendas, pues allí obtienen alimentos.