Concepto de estrépito

La palabra estrépito nos llegó desde el latín “strepitus”, a su vez derivado del verbo “strepere”, en el sentido de producir un fuerte ruido.

Un estrépito es un ruido muy fuerte, que puede llegar a ser ensordecedor, y, que en general produce conmoción o susto, aunque no siempre sea, realmente peligroso.

Un ruido estrepitoso no pasa desapercibido y es una señal de alarma, que pone en alerta a personas y animales, rompiendo la calma y generando tensión.

Ejemplos: “Se sintió un estrépito, y, de repente, la ciudad se volvió un caos de horror y destrucción, comprobándose al instante que había estallado una bomba”, “El estrépito que acompañó la demolición de la antigua y terrorífica cárcel, hizo que se sintiera más aun lo que representaba ese acto; como un símbolo que auguraba un nuevo tiempo donde los reclusos gozarían de derechos, y posibilidad de reivindicarse y no soportarían ya, castigos inhumanos”, “El estrépito se debió a que se cayó parte de una obra en construcción, y, por suerte, no hubo heridos”, “Sentí un estrépito, y, al asomarme, comprobé que dos vehículos habían colisionado” o “Eran las tres de la mañana cuando un estrépito me despertó, y era solo una pelea de gatos sobre el techo de mi casa”.

Se aplica por extensión a cualquier sonido fuerte, aunque no sea demasiado, pero que no resulta habitual o es fuera de lo común, por ejemplo: “Su estrepitosa risa, resonó en la sala, y resultó muy contagiosa”, “Con gran estrépito de aplausos, los ganadores del concurso fueron recibidos por el público” o “El trueno se sintió como un gran estrépito, y mi perro se refugió debajo de la cama”.

También se utiliza para nombrar aquello que es muy pomposo o aparatoso, y con ello se destaca o llama la atención, por ejemplo: “La fiesta fue estrepitosa, invitaron más de quinientas personas, y fue un derroche de lujo y suntuosidad” o “Su forma estrepitosa de escribir, lo llevó a ser considerado como un escritor de difícil interpretación”.

En el Cine, la película del año 2006 para televisión, del género de terror “El estrépito del vacío”, de producción estadounidense, que dirigió Brad Anderson, trata de la confusión mental de un hombre agobiado por el dolor de la pérdida de su hijo, que escucha como encargado de un centro de telefonía, las conversaciones de sus subordinados con demasiada sensibilidad y potenciando los sonidos, que resuenan en su mente con estridencia, lo que despertará un accionar violento, para acallar cualquier ruido.