Concepto de guarida

La palabra guarida, procede de un antiguo verbo “guarir” que nos llegó desde la lengua gótica “warjan”, en el sentido de "proteger", de la raíz protogermánica *wara- entendido como “vigilante" y del protoindoeuropeo *wer- que se traduce como "cubrir". Una guarida es un lugar que sirve de escondite y refugio, para animales o personas.

Todos los seres vivos, en algún momento, necesitamos estar alejados del medio exterior, ya sea por las inclemencias del tiempo, para defendernos de ataques de personas o de otros animales, para dormir sin ser molestados, etcétera. Los animales buscan refugio en lugares naturales o hechos por el hombre, que quedan escondidos del afuera, que adaptan a esa necesidad, usándolos tal como se presentan, o haciéndoles algunas modificaciones, basados en su instinto natural.

Las guaridas de los animales pueden ser túneles subterráneos, viviendas abandonadas, espacios entre rocas o cualquier cavidad natural que usen a modo de cueva, como hacen los osos. En el caso de los osos polares, constituye un problema encontrar una guarida, para proteger a sus crías del crudo invierno, y, a veces, deben improvisarlas entre las capas de hielo. Otros animales hacen agujeros o túneles que ellos excavan en el suelo, llamados madrigueras.

Los animales que excavan los suelos para ocultarse debajo de la tierra, son, entre otros, la marmota, el conejo, las suricatas, las ratas canguro, los castores y las termitas, que lo hacen en la madera.

Algunas guaridas exacavadas, son rudimentarias consistentes en simple túneles y otras constan de pasadizos, para que otros animales no puedan encontrarlos.

En el caso de las personas, vivimos en lugares, cuya ubicación no resulta, en la mayoría de los casos, desconocida; pues nuestra vida social y cultural, exige que se sepa nuestro domicilio, al menos, legalmente, a efectos de recibir notificaciones. Sin embargo, cuando se necesita que no nos encuentren, o estamos perdidos en algún lugar no civilizado, también los seres humanos, pueden buscar un lugar ya existente para esconderse, o fabricar guaridas, por ejemplo: “Encontraron al ladrón, que usó como guarida la casa de sus primos, para ocultarse de la policía”, “Cometía toda clase de delitos, hallándose en su guarida, que era una casa abandonada, dinero falsificado, armas y muchas drogas ilegales” o “Se perdió en la selva, y durante esos días, usó como guarida una cueva que se había formado entre las rocas”.

En el Cine, la película estadounidense “The Haunting”, traducida al español como “La Guarida”, estrenada en 1999, fue dirigida por Jan de Bont, y trata de la búsqueda de respuestas, por parte de un grupo de investigadores, al miedo que despierta “la casa de la colina”.