Concepto de evasión

Evasión es el acto y el efecto de evadir, que procede en su etimología del vocablo latino “evadere”, integrado por el prefijo de exclusión “e” y por “vadere” que puede traducirse como “andar”.

La evasión implica por ende el acto y el resultado de salir de un lugar o situación, real o mental. Se evaden por ejemplos reclusos cuando escapan o se fugan de la prisión, sumando un nuevo delito a aquel por el que habían sido condenados. Puede también evadirse un pájaro de su jaula o un rehén de manos de sus captores, y en ambos casos, podrán así recuperar su libertad.

Evadirse de las responsabilidades implica no hacerse cargo de las obligaciones que le competen, por ejemplo: “Estás evadiendo tus responsabilidades como padre y tu hijo tomará sin vigilancia, el camino incorrecto” o “El empleado evadió su obligación de presentarse a horario y por ello se le descontará el día”.

En cuanto a la evasión mental, ocurre cuando el sujeto está físicamente presente en un lugar pero su mente fluye hacia otra parte, estando absorto en sus problemas personales o directamente sin pensar en nada. Puede esto suceder por tener preocupaciones graves, por estar aburrido y no interesarle el tema que se está tratando, por estar muy cansado, etcétera. Muchas personas recurren a drogas o al alcohol para evadirse de sus duras realidades, lo que hace que se agudice más su situación, sumando un nuevo drama, el de la dependencia a sustancias.

Muchos eligen tomarse unas vacaciones a algún sitio tranquilo o hacer un retiro espiritual para evadirse del estrés y la rutina que los agobia, y volver renovados.

Las personas que padecen de personalidad evasiva, son aquellas que por su baja autoestima y el temor al rechazo y la crítica, eligen vivir en soledad y con poca participación en reuniones y eventos.

La evasión fiscal es un grave problema al que se enfrentan los Estados y consiste en que la ciudadanía, no abona los impuestos, o lo hace en menor monto que lo que debiera, ocultando ganancias, ingresos o bienes. Esto es un acto fraudulento que empobrece las arcas fiscales, y por ello se recauda menos, con el consecuente perjuicio hacia los servicios públicos que con ese dinero se abonan: educación, salud, seguridad.