Concepto de fresa

La palabra fresa puede tener dos significados, de acuerdo a su origen etimológico:

Por una parte, derivada del latín “fraga”, de donde la tomó el francés como “fraise” y de allí arribó al español, la fresa es un delicioso fruto comestible, suculento, redondeado, relativamente pequeño, de sabor agridulce, de color rojo intenso, procedente de una planta herbácea y perenne, de hojas con bordes dentados, pecioladas, con pequeños tallos, y ramas rastreras. Las fresas son también llamadas frutillas, y su nombre científico es Fragaria vesca. Pertenecen a la familia Rosaceae.

Se trata de un “falso fruto”, en cuyo receptáculo se alojan unos pequeños granitos o pepitas, denominados aquenios, que pueden sobresalir o estar hundidos en la pulpa.

Las fresas, maduras, pueden saborearse crudas, solas o acompañadas de crema, azúcar, yogur o merengue, o ser parte de alguna receta, usándose muchas veces en la decoración de tortas y postres. También se usan en compotas, helados y mermeladas. Sus propiedades son muchas, ya que depuran el organismo, favorecen el tránsito intestinal, poseen calcio, y, por ende, son buenas para los huesos, conteniendo, además, potasio y magnesio, y tienen efectos antiinflamatorios. No engordan pues poseen pocas calorías y son ricas en vitamina C.

Se consumen con lavado previo y se conservan en lugar fresco, seco y oscuro o en la nevera.

Ejemplos: “Comí un delicioso helado de fresas”, “Mi torta de cumpleaños está decorada con fresas” o “Les agrego azúcar a las fresas porque me gustan más dulces”.

Por otro lado, y derivado del verbo latino “fresare”, que significa moler, una fresa o fresadora, es una herramienta, cuya invención data de los inicios del siglo XIX, siendo la primera del año 1818, obra del estadounidense Eli Whitney, creada con la finalidad de hacer más rápida la fabricación de fusiles en el estado de Connecticut. Las fresas son muy usadas para trabajar metales, maderas o materiales sintéticos, que posee incrustados, dientes o cuchillas, funcionando con un movimiento continuo de tipo circular, y su función es arrancar virutas. A mediados del siglo XIX se crearon las fresadoras verticales. Las hay de muchos tamaños, potencias y formatos.

Se conoce como “eclipse de luna de fresa” a un suceso astronómico, que sucede cuando la Luna pasa por la sombra de nuestro planeta, tomando el formato de una Luna llena, y que representaba en algunas tribus nativas norteamericanas el tiempo de la recolección de las fresas silvestres.