Concepto de giba

El sustantivo femenino giba procede del latín “gibba”, y se ha empleado desde siempre, como sinónimo de joroba, que es un abultamiento en la zona del lomo de los animales o de la espalda humana.

En los animales

Presentan giba (una, como el dromedario o el cebú, o dos, como el camello) algunos animales que habitan regiones áridas y desérticas, como rasgo natural, siéndoles particularmente útil, ya que, en la giba, ubicada en la zona dorsal de su cuerpo, se acumula el tejido adiposo, que cumple la función de ser un eficaz aislante térmico, siendo útil para que no se distribuya la grasa por todo el cuerpo, y evitando que el animal sufra, aún más, el calor del desierto. No se acumula agua en la giba, como popularmente se cree. Los animales con giba, pertenecen a la clasificación de mamíferos artiodáctilos tilópodos.

Si bien la giba es propia de animales de regiones cálidas, donde las gibas resultan prominentes; en las templadas o frías, ciertos animales, como los bisontes las tienen, en una única y poco pronunciada.

En los humanos

En los humanos, la giba aparece en la región superior de la espalda, como una protuberancia curvilínea, ocasionada por una curvatura de la columna vertebral que no es normal. Es un efecto secundario de la escoliosis, en la cual se produce un desplazamiento lateral y rotacional del tronco.

Se trata de una hipercifosis, que excede la curva o convexidad que normalmente tiene la columna en la región torácica, considerándose que hay giba en adultos jóvenes, cuando la curvatura es la de un ángulo de más de 40º. Este ángulo resulta ser normal en adultos mayores. La padecen casi la mitad de la población adulta y es un problema progresivo.

Son sus causas, las malas posturas, la poca fuerza muscular y el envejecimiento.

Para remediar este problema, que es fundamentalmente estético, aunque también el riesgo son las fracturas, en especial si se acompaña de osteoporosis y la presencia de dolores lumbares, cervicales y dorsales; suele optarse por la práctica de ejercicios, y en casos extremos, puede recurrirse a la costoplastia, donde se cortan y extraen porciones de las costillas. La solución puede ser definitiva o volver a formarse la giba con el tiempo. Tiene el riesgo de que puede, al menos de modo temporal, afectar la respiración del paciente.

En Geografía

Giba es el nombre de un municipio italiano, dedicado a la actividad agropecuaria y vitivinícola, situado en la región de Cerdeña, que cuenta con unos dos mil doscientos habitantes.