Concepto de gramínea

La palabra gramínea, procede del latín “gramineus”. Se aplica, en Botánica, a plantas generalmente herbáceas (muy pocas veces son leñosas, como el caso de los bambúes tropicales) silvestres o cultivadas por el hombre, a las que también se conoce por su nombre científico, como Poaceae, por su pertenencia al orden Poales. Son angiospermas monocotiledóneas, pudiendo encontrarse, aproximadamente, doce mil especies (siendo las más conocidas, el trigo, el maíz, el arroz, la cisca, la caña de azúcar, el centeno, el alpiste, la avena, la cebada, el sorgo y el bambú) distribuidas por todo el mundo, por ser todas sus especies muy adaptables al ambiente, necesitando, solamente, para que su siembra prospere un buen drenaje, sin necesidad de previo semillero, pues se las planta directamente en su lugar definitivo, y son bastante resistentes a las plagas.

Sus tallos son cilíndricos, en caña, mayormente huecos, con nudos (donde el tallo se torna macizo) de los cuales brotan hojas acintadas, alternas, recubiertas por una especie de lámina, denominada limbo foliar, que se abrazan al tallo, con sus vainas. Poseen raíz fasciculada y con rizomas o pseudobulbos. Sus flores, unisexuales o hermafroditas, se muestran en espigas o racimos, en el extremo del tallo, y no poseen ni cáliz ni corona, pero poseen una piezas transparentes y escamosas llamadas lodículas. El fruto es una cariópside (seco y conteniendo una única semilla, que el viento esparce, favoreciendo su reproducción) y cuyo pericarpio está adherido a ella. El polen de las gramíneas es frecuente causa de alergias

Algunas gramíneas, como el trigo (la gramínea más popular) o la avena, se reproducen de modo anual; y otras, como los bambúes, más de una vez al año.

Su importancia es vital, tanto en la dieta humana como en la de muchas otras especies animales, donde son empleadas como forraje, para alimentar al ganado. Además, de ellas se obtienen muchos productos derivados, que dan lugar a importantes industrias, como la harinera (donde los granos son molidos) la azucarera, la cervecera (extrayéndose la malta de la cebada cervecera) que también se emplea para otras bebidas alcohólicas como el whisky o la ginebra. En la construcción, también tienen aplicación, como sucede con el bambú. Además, se las usa con función ornamental y para césped. Solo las gramíneas, que son capaces de convertirse en harina, reciben el nombre de cereales, entre otros, el trigo, la cebada, la avena, el mijo, el arroz y el maíz.