Concepto de incisivo

La palabra incisivo, que puede usarse como sustantivo o como adjetivo procede del latín “incisum”, a su vez, derivado del verbo “incidere” que se traduce como “cortar”. Todo aquello que tenga la aptitud de cortar, se considera incisivo, no solo si se trata de elementos materiales, como un cuchillo o un bisturí, sino también, aquellas palabras que suenan hirientes, por ejemplo: “En medio de la fiesta, y de un clima agradable y relajado, el padre de la novia hizo un comentario incisivo sobre su flamante yerno, que no solo molestó al aludido, sino a todo el resto de los que lo oyeron”.

Puede también referirse a aquella actitud que profundiza sobre un asunto, tratando de averiguarlo a fondo, por ejemplo: “Se realizó una búsqueda incisiva del criminal, pero, a pesar de todos los esfuerzos todavía no fue hallado” o “El rastreo incisivo sobre mis orígenes me permitió hallar datos muy reveladores”.

Como sustantivo, se designa con el nombre de incisivos, en Odontología, a las piezas dentales, que se ubican en la parte anterior y central de los maxilares superiores e inferiores, a los lados de una línea media; y que sirven para cortar los alimentos. Su formato es el de una pala, pues su corona es plana; y se disponen cuatro arriba y cuatro abajo. Los incisivos centrales superiores, son más grandes, están centrados, y son los primeros que hacen su aparición, aproximadamente, a los seis meses de edad, como dentición temporaria. También son los primeros en caer y ser reemplazos por los incisivos centrales definitivos, alrededor de los seis años; y, a sus lados se ubican los incisivos laterales, uno a cada lado de los centrales. Los cuatro incisivos inferiores son de un tamaño menor a los de los incisivos superiores.

Los incisivos, son sumamente visibles al hablar y especialmente al sonreír, por lo que se trata de preservarlos, pues además de su función esencial en la masticación, cumplen una misión estética.

Como todos los dientes, son de color blanco, duros y se implantan a través de su raíz, en los alvéolos de los maxilares, sobresaliendo de estos, su cuerpo o corona, y teniendo un cuello, que es el elemento que separa la raíz de la corona. Sin embargo, los incisivos, se diferencian de los otros dientes, además, de por su posición central, por tener una única raíz.

En los roedores los incisivos, en número de cuatro, están muy desarrollados, y son carentes de raíz o poseen raíces muy pequeñas. El crecimiento de sus incisivos es contante, por lo que, roer para desgastarlos, se convierte en una necesidad.