Concepto de inercia

La palabra inercia proviene en su etimología del vocablo latino “inertia” que significa pereza, flojedad, inacción, desidia o incapacidad pues “in” es privativo y “ars” es arte o habilidad. En el lenguaje corriente decimos que alguien trabaja o estudia por inercia, cuando lo hace en forma desganada. Por ejemplo: "Vivo por inercia, pues he perdido la capacidad de desear y proyectar, tras la muerte de mi único hijo", "La inercia domina la actividad de esa empresa. Si sigue así irá a la quiebra" o "El matrimonio de mis padres se mantiene por inercia, ya no hay amor entre ellos".

La inercia, en Física designa, la incapacidad de los cuerpos para salir del estado de reposo o de movimiento o variar las condiciones de ese movimiento, en forma independiente de una fuerza exterior.

La primera ley de Newton, que sienta el principio de inercia, nos explica que un cuerpo en reposo o en movimiento, ya sea uniforme o rectilíneo, permanecerá en estado de reposo o conservará cuantitativamente su movimiento, si las fuerzas que actúan sobre él desde el exterior son iguales a cero. La inercia es proporcionalmente directa a la masa del cuerpo.

La cantidad de masa y el tensor de inercia son los factores de los que depende la inercia mecánica, que es la antes definida. La que se relaciona con la masa total del cuerpo se denomina inercia traslacional, y la relacionada con el eje de giro, en cuanto a como se distribuye la masa del cuerpo, se denomina rotacional.

Otro tipo de inercia es la térmica que es la propiedad de los cuerpos para conservar el calor e ir liberándolo en forma gradual, evitando de esta manera grandes variaciones térmicas. Depende de la masa, del calor específico y de la densidad del cuerpo. El suelo es un elemento natural de gran inercia térmica. Se usa mucho en construcción con respecto a la climatización de los ambientes. Si la inercia térmica es mucha, también lo será la estabilidad térmica.

En Medicina, y más precisamente en Obstetricia, la inercia uterina es la ineptitud del útero de retraerse una vez que se ha producido el parto, lo que origina hemorragias luego del mismo, pues los vasos sanguíneos uterinos no se cierran, lo que puede desencadenar en la muerte de la madre. Son factores de riesgo las enfermedades crónicas y que la madre no sea joven. también se lo conoce como atonía uterina.