Concepto de densidad

El origen etimológico del vocablo densidad se encuentra en el latín “densitas”, que se integra con el calificativo “densus” en el sentido de denso, compacto o espeso, y el sufijo de calidad “dad”.

Hablamos de densidad absoluta de una sustancia en Física y Química, cuando consideramos su cantidad de masa en un volumen o espacio determinado, siendo la densidad media una relación entre la masa y el volumen que el cuerpo ocupa. Cuando la masa no se distribuye de modo uniforme en todos sus puntos, en algunas de esas zonas la densidad puede ser diferente de la media. La densidad relativa relaciona la densidad de una sustancia con la de otra que se toma como referencia.

En los gases, la densidad absoluta es la masa de gas que en condiciones normales existe en cada unidad de volumen. La relativa relaciona las masas de idénticos volúmenes de gas y aire tomados en iguales condiciones de presión y temperatura, ya que un aumento en la presión hace que la sustancia aumente su densidad; y en general, al aumentar la temperatura y manteniendo la presión constante, la densidad baja.

La densidad de los líquidos puede ser medida en forma directa con densímetros o con la balanza de Mohr. Los sólidos con la balanza hidrostática y líquidos, sólidos y gases con los picnómetros.

La unidad de densidad, en el Sistema Internacional es kilogramo por metro cúbico (kg/m3).

La densidad de población absoluta es la cantidad de personas que habitan un territorio; mientras que la relativa surge del cociente entre la cantidad de población y la superficie que se considera. Así un territorio habitado por el mismo número de habitantes que otro, estará más densamente poblado cuanto más pequeño sea. La ciudad actualmente con mayor densidad poblacional se encuentra en China, y es Kowloon, situada en Hong Kong que tiene una población de 2 019 533 habitantes en una superficie de 47 km².