Concepto de jade

La palabra jade se refiere a una roca ornamental, una piedra semipreciosa, sumamente dura y de color verse, que, pulida, puede ser muy brillante, y su nombre fue dado por los conquistadores españoles, quienes la llamaron “piedra de la ijada”, en el siglo XVI, pues le atribuyeron la propiedad de curar los cólicos nefríticos, tomando la creencia aborigen al respecto.

Fueron los franceses, los que, en base a esta supuesta propiedad curativa, la llamaron jade, y así fue receptada en nuestro idioma. En América central, el jade era muy apreciado, como símbolo de poder y fertilidad. También la mitología china nos habla del jade, y dice que su procedencia es del esperma de un dragón. En la cultura china, el jade, al que llaman “yu”, es una piedra celestial.

El jade más apreciado es el de color verde, pero puede tener otros tonos, como blanco, negro o amarillo, y presentar varios colores en una misma gema.

Las rocas de jade, pueden estar compuestas por nefrita o por jadeíta, siendo estas últimas las más abundantes; y se usaron desde los comienzos de la historia humana para elaborar objetos ornamentales, pero también sirvió para la fabricar armas y herramientas, por su gran dureza. En el Museo Nacional de Antropología, sito en la ciudad de México, puede apreciarse, la “máscara de Jade”, que se encontró en el yacimiento arqueológico maya de Palenque, donde se hallaronj los restos de un hombre, un jefe maya, cubierto con joyas de jade y una máscara funeraria de ese material.

La serpentina es un sustitutivo del jade, más blando, y por eso más maleable. Proviene de idénticos yacimientos. Se lo conoce como “jade de China”.

Como amuleto, se considera que esta piedra es un armonizador energético, y que atrae la buena suerte, en todos los ámbitos de la vida: salud, economía y amor.

En Geografía podemos citar a río Jade, en el estado alemán de Baja Sajonia. Nace en Rastede, municipio del distrito de Ammerland, y tras un recorrido de 22 kilómetros, desemboca en el Mar del Norte.

En Botánica, se conoce como “árbol de jade”, a la planta arbustiva, suculenta y perenne, Crassula ovata, que crece de esqueje, en sustratos un tanto porosos y con riego mínimo. Es originaria de Mozambique (África) y es típica de lugares rocosos. Posee ramas gruesas y hojas carnosas.