?>

Concepto de laparoscopía

Laparoscopía es un neologismo procedente del vocablo alemán “laparoskopie”, que a su vez se conformó con los siguientes términos griegos: “lapara” en el sentido de lado o flanco (alude a la parte blanda del organismo ubicada entre la cadera y las costillas) y el verbo “skopein” que puede traducirse como observar. Significa entonces, literalmente, “observación a través de los lados, del interior del abdomen”.

Laparoscopía es un término usado en Medicina para nombrar una técnica de observación abdominal interna, utilizando un instrumento llamado laparoscopio, que cuenta con una lente óptica y una cámara conectada a ella. A la cavidad abdominal, en la zona del ombligo, se le hace un pequeño corte, de entre 0,5 y 1,5 cm, se introduce por allí el cable o tubo del laparoscopio y se ilumina; lo que permite una observación directa y eficaz, pues se proyectan imágenes hacia la video cámara, que tiene luz fría, que a su vez proyecta las imágenes a una pantalla de televisión.

Se hacen otras incisiones y por allí se colocan tubos por donde se introduce el instrumental especial para este tipo de intervenciones, que deben más largos y finos que los convencionales, pudiéndose así también hacer cirugías menores con mucho menor riesgo de infección que en una cirugía tradicional, menor dolor y una recuperación más veloz del paciente.

El primero que exploró con un endoscopio la cavidad abdominal fue el alemán George Kelling que la empleó en la cirugía de un perro en 1901. En seres humanos el primero que la usó fue Hans Christian Jacobaeus, en Estocolmo. En 1970 se dio un gran progreso al descubrirse la luz halógena. La primera intervención quirúrgica ginecológica por laparoscopía fue realizada en el año 1975, en Brasil, por el doctor Tarasconi. En 1986 se le añadió la cámara televisiva y un año después el francés Mouret realizó una cirugía de vesícula biliar por laparoscopía.