Concepto de lunar

Lunar es lo relativo a la Luna, nuestro satélite único y natural. En este sentido podemos hablar por ejemplo de caminata lunar, cuando hacemos un ejercicio que simula el modo de desplazarse sobre la Luna, flotando, lo que se hace usando una cámara de aire, y es un paso de baile que popularizó Michael Jackson.

También un lunar es un dibujo redondo sobre una tela, pintado en ella, estampado o bordado, como parte de un diseño, destacándose del fondo, por ejemplo: “Tengo un vestido de fondo azul, con lunares blancos, que me gusta mucho”.
En Dermatología, un lunar, llamado así, porque se cree que es la Luna la que fomenta su aparición, son manchas de tono marrón, que aparecen en la piel, cuando los melanocitos (las células pigmentadas) se reúnen en grupos, en cualquier parte del cuerpo. Se trata de tumoraciones benignas y asintomáticas cuyo nombre científico, es nevus melanocítico. Pueden estar presentes desde el nacimiento (congénitos) o aparecer luego, y en general, hasta los 40 años de edad.

Los lunares no producen más problemas que los estéticos y todas las personas tienen al menos algunos, siendo más evidentes en los que son de raza blanca. Estos lunares que no deben preocuparnos, son lisos, de límites precisos, no mayores a cinco milímetros de diámetro, redondos o ligeramente ovalados.

Estos inocentes lunares deben, sin embargo, ser objeto de revisión, para observar que no cambien su coloración, que no piquen o duelan, que no se endurezcan, que no crezcan, que su forma no sea asimétrica, que no sangren; pues todo esto puede indicar que se ha malignizado, y convertido en melanoma. La exposición a los rayos ultravioletas del Sol puede contribuir a la aparición de melanomas. Los melanomas son asimétricos, de tres colores distintos, su diámetro es de más de 6 milímetros, y por lo general, generan picor, y a veces dolor. Estos ameritan la consulta rápida con el médico a efectos de que los extraiga y analice, pues puede ser muy peligroso dejarlos seguir creciendo. También se recomienda extirpar lo lunares cuando están ubicados en lugares que pueden rozarse o rasparse con facilidad, como el caso del cuello, donde podrían ser lastimados al peinarse.