Concepto de mesón

La palabra mesón, procede del francés “maison”, que, a su vez, tomó el vocablo del latín “mansio” derivado del verbo “manere”, en el sentido de “quedarse” o “permanecer”, siendo un mesón, de acuerdo a su etimología, el sitio donde uno se queda, se aloja o permanece.

Derivado del griego μέσος (léase mésos) significa lo que está en el medio, y es un término usado en Física y Química.

Los mesones en Física y Química

Con la palabra mesón, se designa en Física de partículas, a aquellas partículas del átomo, cuya misión es mantener la unión entre entre protones y electrones (interacciones fuertes) y fueron propuestas en 1935, por un físico nuclear japonés, llamado Hideki Yukawa. Él creyó que eran los muones, pero no fue así. El pion (pi-mesón), que es una partícula subatómica pesada, fue descubierta por el físico británico, Cecil Frank Powell, en 1947. Los mesones se integran por un quark y un antiquark. Su masa, con respecto al electrón, es mayor, entre 200 y 500 veces. Su carga puede ser positiva, negativa o nula.

Los mesones en Ciencias Sociales

Un mesón es un establecimiento sencillo, en general una casona, destinado al alojamiento de huéspedes, que alquilan habitaciones, pagando con dinero, para permanecer allí durante una estadía temporal, pudiendo también ofrecer servicio de comida y algunos divertimentos, como bailes o canciones. Fueron muy comunes en épocas donde los viajeros a caballo o en carruajes, debían detenerse, para que sus animales pastaran, antes de continuar el viaje. Aparecieron un poco más tardíamente que las posadas, siendo similares a ellas.

También se conoce como mesón, al establecimiento comercial, de estilo rústico, donde se cocina y se sirven comidas; modernamente son restaurantes que conservan un estilo tradicional y campestre; y, en América, se le llama así, al mostrador de un bar o a su barra, donde los clientes se sientan a tomar o comer algo ligero.

El mesón en Don Quijote de la Mancha

Cervantes, en su “Quijote” varias veces usa el mesón como escenario para las aventuras del singular personaje, como el caso del capítulo LXXII, titulado “De cómo don Quijote y Sancho llegaron a su aldea”. Cuenta que en el mesón estaban Don Quijote y su escudero, regresando a su aldea, cuando llegó un hombre, Álvaro Tarfe, a caballo, con sus criados, en camino hacia Granada, y don Quijote lo reconoció, como quien ha sido un personaje del Quijote apócrifo de Avellaneda, y le hace ver las diferencias entre él y Sancho Panza, con respecto a los falsos.