Concepto de pasta

La palabra pasta surgió del griego παστά con el significado de “masa blanda”. Pasó al latín como pasta, y así llegó a nuestro idioma.

Pasta es un sustantivo usado especialmente en Gastronomía, para referirse a la masa que se elabora trabajando diversos ingredientes, entre los cuáles pueden mencionarse: harina, agua, huevos, leche, manteca, aceite, sal, azúcar, según la receta de que se trate, con diversas combinaciones. A veces se le agregan verduras a la misma masa, por ejemplo, fideos o ravioles de espinacas o zanahorias. En generan se hierven, pero hay algunas que se hornean. Las pastas son típicas de la cocina italiana. Son ejemplos de pastas los fideos, los ñoquis, los ravioles y los canelones. Estos dos últimos se conocen como pastas rellenas, pues dentro de la pasta se colocan verduras, quesos, fiambres, carne, pollo, según los gustos. Las hay de elaboración casera o industrial.

En el aseo personal se conoce como pasta de dientes, el producto que sirve para higienizar los dientes (dentífrico). Se la coloca sobre un cepillo, se humedece, y se pasa sobre la dentadura. Muchas contienen productos que además de limpiar, blanquean los dientes o les aportan flúor.

Pasta de celulosa es la que se elabora con maderas blandas, entre ellas pino o abeto; y algunas duras, como el eucalipto, que son descortezadas y trituradas, empleándose para la producción de papel de menor resistencia, por ejemplo, para el uso en periódicos.

En Pintura, el pastel es una técnica, que data de mediados del siglo XV, tal como lo menciona Leonardo da Vinci, pero que se hizo más conocida desde fines del siglo XVI, cuando comenzó su uso en Italia y Francia. No usa disolventes, por eso se denomina “seca”. Se utilizó el pastel preferentemente en retratos, pues permitía una copia fiel. Es versátil y es posible corregir imperfecciones con facilidad. En la Edad Contemporánea la pintura al óleo la desplazó de su lugar de privilegio, aunque el impresionismo supo darle de nuevo un gran valor.

Con respecto al carácter, se dice que alguien tiene pasta, cuando sirve para lo que está haciendo: “Este niño tiene pasta de maestro, es muy bueno explicando”.

El dinero suele también ser llamado pasta, porque así se denominaba antiguamente el metal (oro, plata, níquel o cobre) que estaba fundido, pero aún no labrado.