Concepto de pupila

La palabra pupila llegó a nuestro idioma desde el latín “pupilla”, siendo un diminutivo de “pupa” que hacía referencia a una muchacha, siendo “pupilla”, una muchacha pequeña.

El iris, es una membrana circular, situada en el segmento anterior de la túnica vascular, delante del cristalino. La pupila es la parte del ojo, consistente en un orificio pequeño (mide entre 3 milímetros y 4,5 milímetros) ubicada en la zona central del iris, por donde penetra la luz. Es de color negro, y su diámetro es cambiante, regulando de este modo el paso de la luz (se agranda si hay poca luz y se empequeñece ante la luz intensa) y en ella podemos observar, al mirar la pupila de quien tenemos enfrente, en tamaño muy reducido, nuestra propia imagen, y, de allí, su nombre.

Dijimos que el tamaño de la pupila es variable, y esto se logra por el accionar de dos músculos, el que la cierra, es el músculo ciliar, que tiene formato de anillo, provocando lo que se conoce como miosis, y el dilatador es el que la abre, produciendo midriasis, lo que se haya controlado por el sistema nervioso simpático, llegando a medir la pupila, hasta 9 milímetros. Un gran susto, lesiones cerebrales, el alcohol y algunas drogas, también pueden ocasionar midriasis.

En la Literatura

En este ámbito, es posible observar como algunos escritores y poetas confunden la pupila con el iris, al hablar de su color, ya que el que posee varias tonalidades (marrones, azules, verdes) es el iris, siendo la pupila, siempre, de color negro.

Así podemos citar, por ejemplo, a Gustavo Adolfo Becquer, que en su rima XIII, nos habla de la pupila azul de una mujer, a la que compara con el fulgor matutino reflejado en el mar, cuando ella sonríe; a las gotas de rocío sobre una violeta, cuando llora; y a una estrella perdida en el cielo, cuando le surge una idea.

El escritor español, Alfredo Gómez Cerdá, escribió en 1989 una novela, a la que tituló “pupila de águila”, versando el argumento en la búsqueda, por parte de una chica, de las razones que llevaron a su hermano a suicidarse, ayudada por un joven que intentó quitarse la vida, y se introducirán en el mundo de la droga y la pornografía.

En Derecho

Pupila, como femenino de pupilo, es aquella niña que está a cargo de un tutor, por ser menor de edad y no tener padres; o aquella, mayor de edad, que por tener una discapacidad grave, necesita estar bajo la representación de un curador.

En establecimientos escolares

Se dice que una alumna está pupila en un colegio, cuando reside en el mismo, visitando a su familia durante los fines de semana o las vacaciones.