Concepto de contraer

Contraer es un verbo irregular, pronominal y de segunda conjugación, que reconoce su origen en el verbo latino “contrahere”, integrado por el prefijo de totalidad, “con” y por “trahere” que identifica a la acción de tirar o aproximar. Contraer es hacer que algo se reduzca o poner una cosa junto a otra; usándose en diversos ámbitos con acepciones diferentes. Por ejemplo: “Esta ropa se contrajo al lavarla y ahora me queda chica”.

En Medicina, cuando se habla de que un músculo o un nervio se contraen, queremos decir que se encogen, se acortan o se relajan. En los músculos, se trata de un proceso fisiológico, que se produce por un estímulo nervioso, que desliza sus estructuras. El nervio, liberador de calcio, es el encargado de transmitir a la fibra muscular el impulso nervioso que genera la contracción, al unirse el calcio a la fibra del músculo llamada actina, que activa a la otra fibra muscular, que es la miosina, que, a su vez, tracciona a la primera, deslizándose un filamento contra el otro y reduciendo la longitud de la fibra.

En Oftalmología, decimos que la pupila, que permite, y, a la vez, regula el paso de luz a la retina, se contrae (se achica) cuando hay una luz intensa, lo que ocurre por la acción de los músculos circulares del iris.
En Dermatología, los poros de la piel se contraen o disminuyen su tamaño, por efecto del contacto con una sustancia fría. Lo contario son los poros dilatados o agrandados.

Contraer una enfermedad es adquirirla de cualquier manera posible, por ejemplo: “En mi estadía en el campo contraje una zoonosis”, “Mi padre contrajo una gripe por los cambios bruscos de temperatura” o “No se sabe aún las causas por las cuales una persona puede contraer cáncer”.

En Lingüística, dos sonidos se contraen cuando se reducen a uno, por ejemplo “a el” se contrae y forma “al”.

En Sociología, contraer matrimonio, es casarse, que implica que dos personas unen sus vidas, con efectos legales, tales como pueden ser la vocación sucesoria o el régimen de alimentos, debiendo disponer sobre el régimen patrimonial de los bienes que adquirirán luego de la celebración del mismo.

Contraer una obligación, es convertirse en deudor de un acreedor, al que deberá satisfacer la deuda en cuestión, por ejemplo: “Contraje una deuda con una entidad bancaria, que me prestó dinero, y debo devolverlo en 12 cuotas con intereses” o “Me pagaron por pintar un cuadro, y debo hacerlo antes de fin de mes, pues contraje dicha obligación con quien me abonó esa suma, y, si no lo hago, me demandará por incumplimiento contractual”.