Concepto de oda

La palabra oda, procede del griego, “odé”, primero aplicado a cualquier tipo de cantos, y, luego circunscripto a los himnos y cantos de alabanzas. Pasó como “oda”, al latín, y de allí a nuestro idioma, para referirse a una composición poética lírica, escrita en rima, dividida en partes de idéntica extensión, y de temática variada (romántica, religiosa, heroica o filosófica) que en sus inicios requería de un acompañamiento instrumental, en general, de la lira.

Grecia, cuna del género, diferenció entre las odas corales, donde eran cantadas por un grupo de voces, y las monodias, donde se escuchaba una sola voz.

El célebre poeta lírico griego del período clásico, Píndaro, nacido alrededor del año 518 antes de nuestra era, nos legó unas 45 odas, escritas en lenguaje de difícil comprensión, por su rebuscado estilo y sobreabundante retórica, y estaban dedicadas, especialmente a los vencedores de competencias deportivas. Safo de Lesbos (625-580 a. C) fue una poetisa, a la que Platón denominó “décima musa”, que escribió odas al amor; y Anacreonte (574-485 a. C) escribió sus odas con un toque de ironía y hedonismo.

El conjunto de la composición lírica griega, recibía el nombre de período, distinguiéndose en él, tres partes: la estrofa y la anti-estrofa, caracterizadas por poseer igual número de versos de idéntica medida, y el épodo, cantado en otro tono y con versos de otra medida.

Entre los poetas que escribieron odas en España, citaremos a Fray Luis de León (1527-1591) que escribió odas cortas y de gran simbolismo, como la “Oda a la Vida retirada”, donde hace un elogio de la vida natural, libre de ostentaciones; y Garcilaso de la Vega (1498-1536) con su “Oda a la flor de Gnido”.

Sin dudas, el máximo exponente en Alemania, fue Friedrich von Schiller (1759-1805) con su “Oda a la Alegría”, escrita en el año 1786, musicalizada luego por Beethoven, y luego convertida en Himno Europeo.

En Francia, podemos mencionar a Víctor Hugo (1802-1885) que escribió “Odas y Baladas” en 1826.

En América Latina, un exponente del género, es el chileno, Pablo Neruda (1904-1973) con sus “Odas Elementales” que publicó en 1954. A esta obra le siguió dos años después “Nuevas Odas Elementales” y en 1957 “Tercer Libro de Odas”. En ellas hay odas dedicadas a temas de amor, políticos, a la naturaleza, a abstracciones, etcétera.