Concepto de sabor

La palabra sabor proviene etimológicamente del latín “sapere” y significa poseer gusto y también inteligencia, por lo que comparte su origen con la palabra saber.

Los sabores se clasifican en dulce, salado, ácido y amargo, asociados con el sentido del gusto y el olfato. Un quinto sabor, el unami, refiere a lo que sabe agradable, que no puede identificarse plenamente con ninguno de los anteriores. La lengua, a través de las papilas gustativas; y el olfato, se encargan de que el individuo sienta químicamente una respuesta agradable o desagradable, personal, pues la preferencia por determinados sabores no es universal, al colocar una sustancia en su boca. La preferencia no solo varía de un individuo a otro sino también de su estado anímico o del momento del día. En general se prefieren alimentos dulces para el desayuno y postres, y ácidos y amargos para almuerzos y cenas. Las embarazadas suelen sentir rechazo durante el período de gestación hacia ciertos sabores. Los niños son muy afectos a los sabores dulces, presentes en caramelos o chocolates, lo que debe controlarse pues puede ocasionarles varios problemas orgánicos, como caries dentales o hiperactividad.

El sabor amargo se halla asociado a situaciones desfavorables, y por eso en sentido figurado se aplican expresiones como “la muerte de su madre le dejó un sabor amargo” o “perder su empleo le ocasionó un sabor amargo”, o “sintió el amargo sabor de la derrota”. Por el contrario lo dulce se asocia con satisfacción como “el dulce sabor de la venganza” que dio origen al libro de Graham Lynne.

Como dijimos, son las papilas gustativas, unos bultitos que se encuentran en la lengua, las encargadas de que sintamos y diferenciemos los sabores, puesto que son órganos sensoriales, que a través de sus cilios, mandan los mensajes al cerebro. Las papilas son unas diez mil, y alrededor de cada quince días, se van regenerando. En los ancianos el nñumero es menor, y por eso no tienen tan desarrollado el sentido del gusto.

Tradicionalmente, se han localizado los receptores gustativos, para los diferentes sabores, en zonas determinadas de la lengua: en la parte posterior, el sabor amargo, en la anterior el dulce y el salado, y el ácido en casi toda la lengua salvo en la aprte anterior. En la actualidad esto es discutido, considerándose que la distribución es casi uniforme.

"Sabor a poco" es una expresión que se usa para manifestar que algo no estuvo del todo mal, pero que la expectativa era mayor, y no se la cumplió en plenitud: "La conferencia del destacado médico estuvo bien, pero dejó a auditorio con sabor a poco, ya que por la experiencia y capacitación del profesional, se esperaba que diera aportes más interesantes.

Además se utiliza la palabra sabor para referirse a las cuentas que se disponen en el freno con el fin de refrescar la boca del caballo.

En el Cine, "El sabor de la muerte" es una película francesa de 1995, que dirigió Barbet Schroeder, con guion de Richard Price. Trata de un ladrón que debe enfrentarse no solo a la policía sino también al hampa.

"El sabor de las cerezas" es un film que se estrenó en el año 1997, con guion y dirección de Abbas Kiarostami. El argumento se centra en un hombre que encuentra dificultades para encontrar a alguien que entierre su cuerpo cuando decida acabar con su vida.

"El sabor del té" es una película japonesa del año 2004, cuyo guion y dirección le pertenecen a Katsuhito Ishii. Es una comedia que se centra en los problemas de la pubertad que padece el hijo de la familia Haruno, a quien su padre ha convertido, en un gran jugador de go, un juego de estrategia que se lleva a cabo en un tablero.

Buscar otro concepto