Concepto de masivo

La palabra masivo, proviene del francés "massif". Es todo lo que posee mucha masa (del latín “massa” que quiere decir amontonamiento), y densidad; o aparece en abundancia o cantidad. Algo que se difunde masivamente es lo que llega a gran cantidad de personas, ya sea una noticia, una enfermedad, un comunicado, etcétera. Hay otros fenómenos masivos, que son sociales; como protestas, emigraciones o éxodos. Son sinónimos de masivo: abundante y copioso.

Ejemplos: "Un número masivo de ciudadanos se volcó a las calles para protestar por el aumento impositivo", "Un público masivo aplaudió al cantante durante varios minutos, luego de su exitosa función", "Un brote masivo de gripe está ocasionando un gran ausentismo laboral en a ciudad", "Uhn masivo nñumero de parientes y amigos, acompañaron al destacado miembro de la ciudad, en su despedida final, rumbo a su última morada", "Ante la crisis económica los jóvenes, masivamente, deciden emigrar" o "No lograrás que se difunda la noticia de modo masivo, si solo la comentas entre tus allegados. Debes publicarla en el periódico".

Los sociólogos hablan de fenómeno de masas o masificación, para referirse a la participación de muchas personas, como el caso de los reclamos antes mencionados, que se hacen en conjunto, conformando un todo homogéneo e indiferenciado, donde la individualidad se pierde en función de la masa.

Los medios de comunicación masiva, de gran auge en la actualidad, son los que llegan a la masa popular, al pueblo en su conjunto, sobre todo Internet, que por su inusitado progreso, hace llegar la información en cuestión de segundos a cualquier parte del mundo, favoreciendo enormemente el proceso de globalización. Otros medios de comunicación masiva que contribuyen a la difusión de las noticias son la radio, el periódico y la televisión.

Se llama consumo masivo, a aquellos productos y servicios de alta demanda, que son requeridos por todos los estratos sociales. La producción de estos elementos motiva una alta competencia de las empresas por la captación de la clientela, ofreciendo cada una alternativas que las hace diferenciales, en calidad, precio o agregados. En general, duran poco tiempo, por lo que debe renovarse su adquisición en forma rápida; son de primera necesidad, por lo que no puede evitarse su compra, su precio es bajo y su oferta se encuentra disponible en varios puntos de venta. Puede tratarse de productos alimenticios, como harina, arroz, pan, fideos, azúcar; artículos de higiene como jabón, pañales descartables o papel higiénico; o servicios, como Internet.

La masificación de la producción o producción en serie, se produjo a partir de Revolución Industrial de 1750, iniciada en Inglaterra y luego extendida al resto del mundo, donde las máquinas permitieron fabricar grandes cantidades de un producto, ahorrando tiempo y costos, en detrimento de la producción manual o artesanal, practicada hasta entonces.