Concepto de víscera

La palabra víscera se originó en igual término latino, plural de “vísceris” que se traduce como “entraña”.

Las vísceras son los órganos de los animales vertebrados, y entre ellos también del hombre, que no pueden verse a simple vista, o sea aquellos que están en el interior del cuerpo, recubiertos exteriormente por la piel, ya sea que se alojen en la zona abdominal o en la pelvis, y que en general, se recubren de una capa serosa, que los humedece, como ocurre con el hígado, el páncreas, los ovarios, los intestinos, el útero, o el estómago; o en la cavidad torácica, como es el caso de los pulmones o del corazón. Embriológicamente se derivan del mesodermo (una de las tres capas que conforman el embrión) o del endodermo (la capa interna de las tres anteriores). Están contenidas en cavidades y también se las conoce como entrañas. La medicina china tradicional, diferencia los órganos, que son el corazón, los pulmones, los riñones, el hígado y el bazo; de las vísceras, huecas y tubulares, que son los intestinos (delgado y grueso) la vejiga, el estómago y la vesícula. Los órganos pertenecen al Yin y las vísceras al Yang.

En la anatomía humana la parte que estudia las vísceras, sobre todo en su aspecto anatómico, es la esplacnología.
El “Soneto a tus vísceras” del poeta argentino, Baldomero Fernández Moreno (1886-1950) es muy original pues le dedica alabanzas no al exterior de su amada sino a sus vísceras, sus órganos internos. Esto no es casual ya que Fernández Moreno fue un médico rural y en este poema se combinan poesía y ciencia, usando, por ejemplo, para nombrar a los pulmones la metáfora “jardín azul” o para calificar a la tráquea, los adjetivos “elegante y anillada”.
Por extensión y usado como algo que está en el interior de las personas en forma de pulsiones y reacciones emocionales, se dice que alguien tiene una conducta visceral cuando es arrebatado y actúa dominado por impulsos.