Concepto de adlátere

La palabra adlátere es un adjetivo que nos llegó desde el latín, donde se usaba la expresión “a latere” en el sentido de “al lado”, o lo que está dispuesto junto a otra cosa o ser viviente.

Se utiliza, en referencia a las cosas, cuando son dependientes de otras, para cumplir su función socioeconómica o productiva, como la rueda que es adlátere del carro o de la bicicleta o del automóvil.

Sin embargo, su uso más habitual (aunque no es un término de uso coloquial, sino empleado en el lenguaje culto) es en el terreno de la Sociología y la Política, para referirse a aquella persona que es subordinada o dependiente de otra; careciendo de voluntad propia en la toma de sus decisiones; lo que puede suceder por razones de necesidad, por tener un carácter sumiso o por estar compelido por la fuerza a obedecer.

Los adláteres tienen roles secundarios y pasivos, siendo sombras de otros; y sin poder desarrollar sus propias emociones y expectativas.

Ejemplos: “El joven no tiene voz propia, es un adlátere de su padre que es muy dominante, y le ha anulado su personalidad”, “Un verdadero líder, no se rodea de adláteres, sino de personas a las que escucha y guía, respetando la diversidad”, “No quiero convertirme en adlátere de mi jefe, pienso hacerme respetar, aunque eso me cueste el cargo” o “Los dictadores consiguen adláteres dominándolos a través del miedo”.

En la religión católica, a los monaguillos, que ayudan en la misa a los sacerdotes, cumpliendo sus órdenes, también se los denomina adláteres, ya que no pueden desempeñar su servicio por sí mismos, sino en extrema dependencia del sacerdote.

Un ejemplo típico de adlátere en la Literatura es la figura de Sancho Panza, en la obra de Cervantes; inseparable seguidor del intrépido y excéntrico Don Quijote; quien lo involucró en las más disparatadas aventuras, a las que Sancho siguió con lealtad.

En los cómics, Robin, joven adlátere de Batman, que se convierte en su hijo adoptivo, y acompaña sus aventuras, con varios cambios a través de los años.

En los video-juegos, un ejemplo es Luigi, de la compañía Nintendo, con referencia a Mario, que es su hermano mayor, a quien acompaña y sigue.