Concepto de afiliación

La palabra afiliación, se originó en el latín “afililiatio”, integradea por el prefijo de cercanía "ad" y por “fili”, en el sentido de "hijo", significando, algo cercano a la relación entre un padre y un hijo. Está, sobre todo, referida a la similar relación de dependencia, material y emocional, del hijo a los padres, pero, en general, por extensión, se aplica a apegarse a algo, dependiendo de ello, ya sea a una idea, a una institución, a una colectividad, a un partido político, a una obra obra social, etcétera, quedando constancia de esa pertenencia. El que crea ese vínculo de pertenencia se denomina afiliado.

Ejemplos: "Para entrar a la cancha a ver el partido, me exigieron que muestre el carnet de afiliado", "Me renovaron el carnet de afiliado en la obra social, y ya la antigua no sirve para solicitar las prestaciones" o "No estoy afiliado a ningún partido político, lo que me da independencia a la hora de sufragar".

En general, la afiliación implica una serie de derechos y deberes recíprocos. Los afiliados a una obra social, tienen derechos a atención médica, prácticas clínicas y quirúrgicas, odontológicas, oftalmológicas, etcétera, pero deben abonar a cambio una cuota en dinero, y someterse en ciertos casos, a controles para estimar la legitimidad de las prestaciones recibidas. Existen afiliados directos, a veces obligatorios, por su situación de empleo, y otros voluntarios, que a su vez pueden tener afiliados a cargo; por ejemplo, el padre puede ser el afiliado directo, y los hijos menores, los afiliados a cargo del afiliado directo. En algunos casos, dependiendo de la reglamentación de cada país, la afiliación a una obra social es voluntaria, de libre elección para el trabajador; pero, en otros, es compulsiva, debiendo aceptar la que le es asignada por su tipo de empleo. Hay algunas obras sociales privadas, donde pueden afiliarse los que cumplan los requisitos, y son de libre elección.

Afiliarse a un partido político implica deberes, como el de votar en las elecciones internas del partido, si as hubiera; y derechos, como la posibilidad de ser candidato por ese partido, si resulta aceptada la propuesta de su candidatura.

Los sindicatos son una afiliación de trabajadores cuyo objetivo es la defensa común de sus miembros, que se agrupan por rama de actividad. La afiliación sindical no puede ser compulsiva. Los trabajadores pueden optar por afiliarse o no, y también por desafiliarse en cualquier momento. Los propios sindicatos nacionales también tienen el derecho de afiliarse a otros sindicatos, de nivel internacional.